El río Adra, otro gran desconocido

El río Adra, otro gran desconocido

La Alquería acoge unas jornadas para divulgar su importancia medioambiental

MARÍA TORRESADRA

El río Adra es el único de la provincia de Almería que presume de caudal durante todo el año. Enclavado entre los municipios de Adra y Berja, encuentra en Sierra Nevada su punto de partida y dispone de 80 hectáreas protegidas. En sus aguas atesora especies en peligro de extinción como el pez fartet, así como la ranita meridional o el galápago leproso. Aunque oculto entre invernaderos, es «la columna vertebral» de la zona y «el gran desconocido» entre quienes lo rodean.

Alrededor de un centenar de personas ha tomado nota de este y otros datos de interés relacionados con el río Adra. Entre ellos, 15 niños. Convocados por la asociación cultural El Carro de Tespis, acudieron el pasado domingo a unas jornadas concebidas dar a conocer la importancia medioambiental y cultural del río Adra, un «paraíso natural» en sí mismo. Jose Antonio Pérez, de la asociación Acerobo, fue el encargado de abrir la primera parte de las jornadas, que se desarrollaron en la barriada de La Alquería. Tomó el relevo el historiador Valeriano Sánchez Ramos para incidir en el peso económico y social que históricamente ha tenido el río en esta comarca. A continuación, Mariano Paracuellos, doctor en Biología, centró su intervención en la evolución en el tiempo registrada en la cuenca del río Adra, así como en su flora y fauna. La teoría dejó paso a una excursión por el río, de la mano del biólogo Ramón Sánchez, que estuvo amenizada por cuentacuentos y y antiguas canciones populares. La ruta transcurrió por lugares recónditos llenos de vegetación para sorpresa de algunos excursionistas. Cañaveras, álamos blancos y eucaliptos marcaron la senda que, además, obligó a cruzar el caudal en algunas ocasiones.

Organizadas por El Carro de Tespis, la iniciativa ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Adra y las asociaciones Ecologistas en Acción-Adra, Acerobo, Belladurmiente, El Árbol de las Piruletas, entre otras. «Ha sido una delicia disfrutar de este entorno acompañado de niños o de personas mayores que recordaban haber andado por el río de pequeños y en su juventud», ha declarado Mari Trini Torralvo, presidenta de El Carro de Tespis. Torralvo se ha mostrado satisfecha con la respuesta obtenida y no descarta convocar una próxima excursión. «Creemos haber alcanzado en la medida de lo posible nuestro objetivo de seguir dando a conocer los valores medioambientales, culturales y paisajísticos de nuestro río, así como sensibilizar a la población en general de la necesidad de preservar este patrimonio natural para un mejor aprovechamiento y disfrute de todos», ha apuntado.

Los participantes, por otro lado, pudieron comprobar el resultado de los trabajos de limpieza acometidos recientemente por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y de repoblación medioambiental. «En unos años tendremos una maravillosa alameda», ha dicho al respecto Torralvo, que hace un llamamiento a la concienciación de los vecinos para que mantengan limpio uno de los recursos naturales más importantes de la localidad abderitana.

El Carro de Tespis

Más de 20 años avalan la trayectoria de la asociación cultural El Carro de Tespis. Aunque ligado al teatro desde sus orígenes, el colectivo siempre ha manifestado su preocupación por el estado de abandono del río Adra. Hace una década organizó unas jornadas de divulgación con vocación de continuidad en el tiempo, pero no volvieron a repetirse. En este tiempo, también movilizó a un nutrido grupo de vecinos para limpiar el cauce de forma desinteresada. Siempre ligado a la reivindicación, trabaja para mantener vivas las costumbres más tradicionales que caracterizan a los abderitanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos