Adra se queda sin servicio de barca a pedales

Era una de las novedades de la temporada de baño, pero la empresa ha optado finalmente por no ofertarlo porque «no le salía rentable»

MARÍA TORRES ADRA

Los abderitanos se han quedado con las ganas de disfrutar de un servicio de barcas a pedales en su litoral. Anunciado para la playa de San Nicolás, era una de las novedades de la temporada de baño diseñada por el Ayuntamiento de Adra. Sin embargo, por motivos ajenos a su voluntad, la empresa ha optado por no materializar la iniciativa.

El motivo, según expuso la concejal de Turismo, Elisa Fernández, los «requisitos» que han llegado impuestos por parte de Capitanía Marítima para poder autorizar el tránsito de este tipo de embarcación en una de las playas urbanas más visitadas del término municipal. «Las barcas estaban concedidas, aprobadas en el plan de playas y el área reservada (...), pero la empresa ha considerado que no le era rentable», explicó Fernández en la última sesión plenaria. Preguntada al respecto por el Grupo Municipal Socialista, Fernández informó que no habrá barcas a pedales este verano.

Por el contrario, sí se está ofertando ya como alternativa de ocio el servicio de alquiler de kayak en la playa Sirena Loca. Abierto al público de lunes a domingo, está disponible de forma ininterrumpida. También lo está el nuevo quiosco-bar instalado en esta misma playa. Una iniciativa empresarial que aporta nuevos aires al paseo marítimo de Poniente, tradicionalmente menos frecuentado que el de San Nicolás.

Reproches

La portavoz municipal del PSOE, Teresa Piqueras, aprovechó el turno de ruegos y preguntas del último pleno para denunciar el estado de las playas de Adra en plena época estival. La edil dijo observar «muchas deficiencias» relacionadas con los bancos, los accesos y la iluminación, especialmente en barriadas costeras como Guainos, La Alcazaba o La Caracola. Hay módulos de aseos cerrados, según su crítica, y faltan contenedores. Una situación que Piqueras atribuye al «despilfarro» y «descontrol» que marca el modo de proceder del equipo de gobierno. «Se ha multiplicado por cuatro el gasto en personal por horas extras, complementos, etcétera, cuando tenemos más de 2.700 personas sin trabajo en Adra», destacó.

El alcalde no tardó en contestar. Manuel Cortés insistió en que el control del gasto era «exhaustivo» y que la deuda municipal se ha reducido en nueve millones de euros en los últimos años. Consciente de que no hay personal para atender todas las necesidades al unísono, el primer edil defendió su gestión. «Intentamos compensar en limpieza, jardines y servicios básicos cuando la situación lo requiere, pero lo que se gasta es inversión», apuntó. «No le voy a permitir que siga hablando de caos y falta de planificación en este ayuntamiento porque por mucho que lo repita no es cierto», añadió Carmen B. López, portavoz del PP, que volvió a recriminarle a Piqueras su falta de apoyo en la aprobación de los presupuestos.

Con un gobierno en minoría y sin una hoja de ruta económica establecida de forma previa, por la negativa de la oposición, los populares están obligados a realizar modificaciones de crédito y contrataciones puntuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos