Adra quiere agua desalada para terminar con los problemas de cal

Adra quiere agua desalada para terminar con los problemas de cal

Unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento para solicitar dos hectómetros cúbicos de agua y mejorar, así, el servicio de abastecimiento

M. TORRESADRA

El Ayuntamiento de Adra ha iniciado los trámites para recibir agua de la desaladora del Campo de Dalías. La petición recoge dos hectómetros cúbicos al año, suficiente para reducir los problemas que la cal genera en el servicio de abastecimiento y mejorar el sabor del agua que reciben los abderitanos. Aprobado por unanimidad en el último Pleno de la corporación municipal, de momento es sólo el primer paso de un proyecto que «llevaría su tiempo» en caso de ser aprobado por Acuamed, organismo dependiente del Gobierno de España y encargado de gestionar una de las desaladoras más grandes de Europa.

Es, en cualquier caso, un paso «importante», a juicio del alcalde, Manuel Cortés, que mejoraría la calidad del servicio de forma exponencial. «El inicio de un procedimiento que redundará en una mayor calidad de vida de toda la sociedad abderitana, atendiendo a una demanda histórica como es el aumento de la potabilidad del agua», ha contextualizado. Según lo acordado en la sesión plenaria del pasado lunes, el Consistorio solicitará a a Acuamed el suministro de dos hectómetros cúbicos al de agua desalada para obtener una mezcla con las captaciones actuales con las que cuenta el municipio. Tras su aprobación en pleno, se tramitará el expediente correspondiente para hacer realidad este proyecto «que contará con las inversiones en materia de infraestructura necesarias si finalmente es aprobado», ha apuntado al respecto el Ayuntamiento de Adra.

Las mismas fuentes han apuntado que la desalinización es un proceso concebido para eliminar la sal del agua de mar a través de las plantas desalinizadoras para obtener agua potable de buena calidad.

Preocupación por el recibo

Aunque el apoyo para solicitar agua de la desaladora del Campo de Dalías fue unánime, los grupos de la oposición manifestaron su preocupación en el Pleno del pasado lunes ante un posible aumento de tarifas en el servicio de abastecimiento de agua. El caso de El Ejido es sólo un ejemplo. Al respecto, el equipo de gobierno matizó que el recibo debe reflejar la inversión realizada y el volumen de contratación, que en Adra ha sido fijado por la empresa que gestiona el servicio, Hidralia. No obstante, en caso de materializar la petición, el coste se fija de forma previa al acuerdo definitivo y puede rechazarse en caso de resultar desorbitado. «De entrada me dicen que el aumento no sería relevante», subrayó el alcalde, Manuel Cortés. Ubicada en Balerma, a unos nueve kilómetros de distancia de Adra, la desaladora del Campo de Dalías abastece actualmente a las poblaciones de El Ejido, Roquetas de Mar, Vícar y diversas comunidades de regantes de estas poblaciones. La planta tiene una capacidad de tratamiento de 97.200 metro cúbicos diarios.

 

Fotos

Vídeos