Adra saca a la luz las piletas de salazón romanas de su ermita

Comienzan las obras para recuperar una construcción clásica, descubierta en 1970, que sirvió durante siglos para conservar el pescado

MARÍA TORRESADRA

La antigua Abdera no ceja en su empeño de recuperar su pasado milenario para convertirlo en presente. Actualmente se trabaja en la recuperación de varias piletas de salazón de la época romana que permanecen ocultas bajo la ermita de San Sebastián. El objetivo es sacar a la luz los restos que aún se conservan y ponerlos en valor.

Para conocer el origen de estas piletas hay que remontarse a los siglos I y II después de Cristo. El mar alcazaba entonces lo que hoy se conoce como la plaza de la Ermita de San Sebastián y el salazón de pescado era el método más común para conservarlo. Según los documentos bibliográficos que existen en torno a las excavaciones en el Cerro de Montecristo, origen de la Abdera fenicia, las piletas se descubrieron en 1970 y se volvieron a cubrir. Entonces también se encontraron arpones, anzuelos y clavos relacionados con la actividad. Son balsas de construcción clásica hechas para el salazón de pescado, distribuido en dos hileras y dividido por un pasillo central. Construidas con piedra caliza y pizarra, se conservan sus bases.

Proceso

La recuperación de los restos arqueológicos forma parte de una actuación integral planteada para mejorar la plaza de San Sebastián. Según ha informado el Ayuntamiento, los primeros trabajos se han centrado en el pandero situado sobre el muro en el que se eleva la Ermita, un primer paso que renovará su estructura para dar una mejora imagen al entorno. «Se hará elevando en dos alturas el muro y consolidando su estructura que será rematado con un vallado de forma acorde con el aspecto de la zona», han apuntado fuentes municipales. Gracias a esta modificación será posible que la plaza gane aproximadamente 50 metros cuadrados adicionales, favoreciendo su aprovechamiento. En segundo lugar, se abordará la excavación y puesta en valor de los restos arqueológicos de las piletas de salazones de origen romano que se musealizarán para sacar a la luz esta parte de la historia milenaria de la ciudad. El reto planteado es convertir esta actuación en un nuevo reclamo turístico y patrimonial ante vecinos y visitantes.

Además, para culminar con los trabajos de transformación, se dotará de nuevas papeleras y elementos de iluminación a la plaza. «La accesibilidad a las viviendas está garantizada y no supondrá cambios sustanciales a nivel de movilidad», han anotado las mismas fuentes. El proyecto dispone de una inversión de 70.000 euros y corre a cargo de los planes de empleo, cofinanciados en un 80 por ciento por la Unión Europea y un 20 por ciento por la Junta de Andalucía. El Consistorio abderitano suma los materiales y el equipamiento.

Visita institucional

El alcalde de Adra, Manuel Cortés, ha supervisado los primeros trabajos de excavación. Lo ha hecho acompañado por algunos ediles de su equipo de gobierno. «Nuestra ciudad va a ganar un nuevo punto de atracción turística de interés para toda la provincia gracias a la recuperación de las piletas romanas, lo que reafirma nuestro compromiso con la puesta en valor de nuestro patrimonio. También supondrá la ampliación de la plaza, que se va a dotar de nuevo mobiliario, favoreciendo un mayor aprovechamiento», ha subrayado, satisfecho con el trabajo realizado.

Temas

Adra

Fotos

Vídeos