El agua de La Alquería sabe «a gloria bendita»

El agua de La Alquería sabe «a gloria bendita»

La barriada más antigua de Adra dispone de agua potable desde ayer, un día «histórico» para sus 300 vecinos

MARÍA TORRES ADRA

Se acabaron las caminatas a la Fuente de la Parrona, la visita del camión cisterna, las colas para llenar las garrafas y la compra imprescindible de agua embotellada. Desde ayer, los vecinos de La Alquería disponen de agua potable en sus grifos y, además, «de la mejor calidad». Es apta para beber, ducharse, cocinar y lavar. Un servicio básico del que han carecido alrededor de 300 abderitanos en la última década. «Nos ha cambiado la vida», reconocen.

La de ayer fue una jornada histórica para la barriada más antigua de Adra. «Estamos muy contentos. Para nosotros es una fiesta tener agua en nuestras casas», reconoció Rosario a IDEAL, una vecina de La Alquería que ha sabido apañárselas sin agua potable en su casa. Los altos niveles de arsénico concentrados en el agua hacían imposible su consumo humano. «No nos servía ni para asearnos, ni para hacer la comida, ni tan siquiera para lavar ropa porque se nos quedaba acartonada», explica hoy feliz, dejando atrás el «miedo» que siempre le ha acompañado por un agua extremadamente perjudicial para su salud.

Tras varios años reivindicando agua apta para consumo humano, el proyecto es una realidad. A petición del Ayuntamiento de Adra, la Diputación de Almería se hizo cargo de la conexión del sondeo de aguas subterráneas de la Fuente La Parrona con el depósito municipal. Con una inversión que ha rozado los 120.000 euros, la actuación ha prescindido de mezclas debido a la «alta calidad» del sondeo y al «suficiente caudal» encontrado para abastecer al conjunto de la población.

El presidente de institución provincial, Gabriel Amat, presidió ayer la puesta en servicio de la infraestructura. «El alcalde nos ha dado la lata todos los días con esta obra y, en definitiva, hemos hecho lo que teníamos que hacer: ayudar y colaborar para dar a los vecinos un servicio adecuado», declaró. La Diputación de Almería ha invertido más de 30 millones de euros en obras hídricas, según apuntó «orgulloso» y «satisfecho». Por su parte, el alcalde de Adra, Manuel Cortés, tampoco escondió su alegría ayer en un «momento histórico». «Al fin vamos a dejar de ver las cubas de agua. Los vecinos podrán abrir el grifo y tener agua de calidad, que es lo que merecen», reiteró Cortés que, en junio de 2015, ya manifestó a la Diputación la urgencia de la obra.

En cuanto a la demora en el tiempo del proyecto, el primer edil aclaró que ha sido necesario realizar diferentes análisis hasta confirmar que el agua procedente de la Fuente de la Parrona es definitivamente apta y «de muy buena calidad». «Nos sabe a gloria bendita», dijo una vecina. «La espera ha merecido la pena», apostilló otra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos