Cortés saca pecho por su gestión al frente de un gobierno «en minoría y con deuda»

Cortés saca pecho por su gestión al frente de un gobierno «en minoría y con deuda»

El alcalde de Adra hace balance en el último tramo de su legislatura y apunta al turismo como la gran asignatura pendiente del municipio que preside

MARÍA TORRESADRA

Superado el ecuador de la legislatura, a falta de un año para una nueva convocatoria electoral, el alcalde de Adra hace balance. Manuel Cortés (Adra, 1963) saca pecho ante una gestión municipal marcada por una oposición mayoritaria, la amenaza constante de una moción de censura y una deuda que ronda los 23 millones de euros, según datos oficiales. Aunque es consciente de que todo se puede mejorar, el primer edil considera «que las cosas se están haciendo bien».

«Sin perder nunca de vista la situación económica que venimos atravesando, hablamos de una legislatura en la que pasamos de una mayoría a una minoría sin pacto de gobierno», explica a IDEAL. «Nos encontramos una dificultad añadida para sacar adelante propuestas y hemos podido hacerlo, no sin piedras y discrepancias. Yo soy una persona dialogante, pero no se puede llevar a cabo todo el proyecto electoral. Aún así, hemos conseguido quitar ocho millones de deuda, consolidar los servicios básicos y afrontar inversiones en esta última parte. Hemos demostrado que se puede gobernar en minoría y con deuda», argumenta.

Aunque satisfecho con la gestión que dirige desde 2015, apunta al turismo como la gran «asignatura pendiente» en una localidad costera, Adra, donde la agricultura sigue marcando el rumbo de la economía. «Todas las iniciativas que llevamos a cabo buscan promocionar Adra. No tenemos hotel, pero sí las bases para que Adra será un lugar óptimo donde invertir», reconoce. En este contexto, destaca citas importantes como el festival The Juerga’s Rock, que en la pasada edición convocó a más de 20.000 personas. En este contexto, Cortés alude a los últimos datos facilitados por la Oficina de Turismo con un aumento del 40 por ciento en el volumen de visitantes con respecto al año anterior. «Son datos objetivos que nos demuestran que Adra gusta, aunque tengamos que sumar infraestructuras», subraya, al tiempo que insiste en que se trata de una carrera de fondo, un proceso donde «cada granito de arena» suma.

El hotel

En cuanto al único hotel de Adra, cerrado a cal y canto desde hace años y estado ruinoso, el alcalde no elude el asunto: «Se le informa a todos los empresarios que se interesan por el hotel y las conversaciones van a buen ritmo. Se está trabajando con el SAREB y queremos que este trabajo no caiga en agua de borrajas. No podemos consentir que esas instalaciones sigan como están, pero no depende de este alcalde. El Ayuntamiento no puede entrar en una propiedad ajena. Aún así, yo estoy poniendo toda la carne en el asador».

Otro de los asuntos más espinosos de su legislatura hace alusión a la limpieza de las calles de Adra, un servicio muy cuestionado por los propios vecinos. En este sentido, el primer edil subraya que se ha renovado la flota de vehículos, que actualmente una empresa externa trabaja en la puesta a punto de los jardines y que se seguirá trabajando en este sentido. «El esfuerzo es evidente, pero necesitamos la colaboración vecinal para que Adra muestre siempre su mejor cara», advierte.

Abogado de profesión y con un gobierno en minoría, apuesta por el diálogo: «Mi despacho está abierto y mi mano siempre tendida». Pese a todo, Cortés ha sido incapaz de sacar adelante unos presupuestos municipales en estos tres años de gobierno, por citar algún ejemplo. Cansado del «no por sistema», a la oposición le pide «que mire por el bien de su municipio» en lo que resta de legislatura.

Candidato por el PP

Manuel Cortés será el candidato del PP de Adra en los próximos comicios municipales. Las de 2019 serán sus segundas elecciones como cabeza de lista. Reconquistar la mayoría absoluta en el ayuntamiento será su objetivo prioritario y confía en alcanzarlo. «En una legislatura no da tiempo a todo y quiero terminar lo que he empezado», apunta al respecto. El alcalde de Adra atribuye la pérdida de votantes a un panorama político distinto, a una situación económica excepcional y a un desencanto generalizado. Con su decisión de mantenerse en primera línea de la esfera política, Cortés aparca de nuevo la abogacía. Compaginarlas es tan complicado como lograr la conciliación familiar y laboral: «Hay que estar siempre al pie del cañón y hay que renunciar a muchas cosas. A los míos les he quitado tiempo para dárselo a Adra». Pese a todo, ha decidido dejarse la piel en su vocación de servicio público. «Estoy comprometido con Adra (...) y creo que merece la pena», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos