Más de 100 estudiantes de Adra, menores de edad, entre los afectados del «crucero del horror»

El barco pertenece a la naviera GNV. Abajo, una puerta forzada y uno de los platos que se sirvieron./IDEAL
El barco pertenece a la naviera GNV. Abajo, una puerta forzada y uno de los platos que se sirvieron. / IDEAL

Los pasajeros, alrededor de 1.500 andaluces principalmente, han denunciado la escasez de comida, la falta de limpieza y robos en los camarotes

MARÍA TORRESADRA

Les prometieron un encantador crucero por Italia como viaje fin de curso, pero regresaron desolados «y con tres kilos menos». Según denuncia la tripulación, durante una semana convivieron en unos camarotes reducidos y faltos de limpieza, se alimentaron con comida «reutilizada» y fueron testigos de algunos robos a bordo. Los afectados son alrededor de 1.500 estudiantes de toda Andalucía. Más de un centenar son alumnos de los institutos Gaviota y Abdera de Adra. Sus padres, que desembolsaron 745 euros por cada uno de sus pupilos, aúnan esfuerzos en una reclamación conjunta que, en ningún caso, podrá reparar su preocupación ni la decepción de sus hijos.

Se sienten «estafados» y así lo han trasladado a este periódico. «Lo llamamos 'el crucero del horror' porque la comida estaba malísima, escasísima, les servían lo que sobraba el día anterior y la fruta pasada, el agua salía sucia de los grifos, se produjeron robos en las habitaciones porque las puertas no cerraban bien, no les cambiaban las toallas, las camas siempre sin hacer... un desastre en definitiva», enumeran desde la asociación de padres y madres del IES Gaviota de Adra. «Cuando pisaron tierra en Nápoles y se fueron disparados a comprar comida. Han pasado hambre», aseguran con la impotencia de no haber podido evitarlo.

Lo padres supieron, desde el primer día, que algo no iba bien y así lo trasladaron a la agencia de viajes con la que cerraron la travesía. «Aumentaron un poco la cantidad de comida, pero la situación cambió poco», lamentan. El idioma mayoritario de los empleados a bordo, el italiano, dificultó también la comunicación durante el crucero y los afectados tuvieron que esperar hasta el último día para presentar la correspondiente hoja de reclamaciones. Apuntan, además, que el barco no tenía todas las instalaciones recreativas disponibles, tampoco se encontraba preparado para abordar una emergencia, ni ofrecía variedad en la alimentación para personas intolerantes.

La tripulación

Según ha podido conocer IDEAL, en el crucero han viajado 69 estudiantes de 1º de Bachillerato del IES Abdera y 43 de 4º de ESO del IES Gaviota. Todos son menores de edad. Ismael García, profesor del IES Gaviota, ha vivido en primera persona el viaje de fin de estudios de estos chavales. Es uno de los tres profesores que viajaron a bordo del barco. «Todo fue desastroso. Las puertas estaban abiertas y se podían abrir con cualquier tarjeta, faltaba personal de seguridad y tanto el embarque como el desembarque fue caótico», relata a este periódico. «La comida, además de escasa, estaba en mal etiquetada y en mal estado. Nos servían fruta podrida, nata cortada y carne caducada», afirma. Decepcionado, lamenta que los alumnos hayan tenido que vivir una experiencia de este tipo. «Es una pena que no hayan podido disfrutar de la recompensa de todo un curso. Tenían más ganas de salir del barco que de estar», apunta otro docente.

La asociación de padres y madres de alumnos del IES Gaviota ha recogido firmas para presentar una reclamación conjunta y, respaldados por la dirección del instituto, están contactando también con el resto de los pasajeros, estudiantes y residentes en diferentes provincias de Andalucía principalmente.

Desde el IES Abdera también se ha anunciado que los afectados se sumarán a la reclamación conjunta. «Queremos que al menos esto sirva para que este barco no vuelva a ofrecer cruceros», declaran, al tiempo que no descartan exigir una posible compensación económica. «A muchos de nosotros nos ha costado mucho sacrificio poder afrontar los gastos de un viaje que hemos pagado para que nuestros hijos disfruten. Esto no puede quedar así», advierten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos