'Cavites' debate sobre el papel de la mujer gitana en el siglo XXI

'Cavites' debate sobre el papel de la mujer gitana en el siglo XXI

El IES Virgen del Mar celebra sus Jornadas por la Igualdad hasta el viernes

MARÍA TORRESADRA

Clara recoge la mesa y friega los platos después de comer. Antonio confiesa que él descansa «viendo los deportes» en televisión. Son alumnos del instituto de enseñanza secundaria Virgen del Mar de Adra. Aunque sus circunstancias son parecidas, sus derechos y obligaciones difieren simplemente por razones de sexo. Desgraciadamente su testimonio no es una excepción en este centro abderitano donde cursan sus estudios 130 alumnos, la mayoría de etnia gitana, y evidencia que aún queda mucho trabajo por hacer en materia de igualdad.

Enmarcado en la octava Semana por la Igualdad que organiza cada año el instituto Virgen del Mar, los chavales intercambiaron ayer impresiones sobre el papel que ocupa la mujer en la sociedad actual y el que debería ocupar. Para motivar sus reflexiones, contaron con la presencia de la asociación de mujeres gitanas feministas Fakali, un colectivo con sede en Sevilla que se mueve por la geografía andaluza para lograr que su mensaje cale entre los más jóvenes. «Soy gitana de padre y de madre. Tengo dos hermanas: una es entrenadora de fútbol y otra estudia un ciclo superior”, explicó a los chavales Ana Amador, técnico de Fakali. Conocedora del rol que se le asigna a la mujer en la sociedad actual en general y en las familias gitanas en particular, Amador rompió una lanza a favor del reparto equitativo de las tareas domésticas, del respeto, de la tolerancia y de la libertad de elección, ya sea profesional o matrimonial. «Aunque forme parte de nuestra cultura, nadie te puede exigir nada. Tú eres libre de para decidir», dijo en alusión a la más que cuestionada ‘prueba del pañuelo’. «Ser guapa, limpia y ‘apañá’ es del siglo XV. Ahora queremos mujeres libres», apostilló.

A pesar de las dificultadas para llegar a empatizar con los alumnos, Ana reconoció por experiencia propia que se pueden derribar las «barreras mentales» que impiden a muchas mujeres crecer y desarrollarse como personas. «Acatar la prueba del pañuelo, casarse joven y criar hijos casi por imposición no es cultura gitana sino cultura marginal», distinguió ante el alumnado del IES Virgen del Mar, un centro de características singulares donde la igualdad se trabaja día a día como una asignatura más.

Al respecto, desde Fakali se insiste en el desconocimiento que la sociedad en general tiene sobre la cultura gitana. «Los gitanos somos generosos, especialmente respetuosos con nuestros mayores y nos gusta el calé y el romaní», apuntó para convencerles de que se siente orgullosa de sus raíces y de su cultura, aunque apueste por cambiar todo aquello que no le parece «justo» en pleno siglo XXI.

Violencia de género

La octava edición de las Jornadas por la Igualdad, que este coordina Enma Echeverría como responsable de igualdad en el IES, comenzó ayer y se prolongará hasta el viernes. Mañana llega el turno de hablar sobre violencia de género. Un agente de la Guardia Civil se trasladará al centro para profundizar en los protocolos de actuación ante un caso de maltrato hacia la mujer. También se hablará de las relaciones sexo afectivas. El jueves tomará el relevo el Conservatorio Ángel Barrios de Granada para ofrecer un espectáculo de música, cante y baile que lleva por nombre La Mujer en el Flamenco. El viernes la actividad llegará a su fin con la proyección de varias películas como Ágora, Marie Curie y Figuras Ocultas.

Un centro "marginado"

El director del IES Virgen del Mar, Alejandro Cardona, aprovechó ayer la inauguración de las Jornadas por la Igualdad para dar una inyección de ánimo a sus alumnos. «Somos el centro marginado, al que nadie quiere ir. Cavites (como popularmente se le conoce al instituto) es diferente, pero no desigual y por eso vamos a luchar», reconoció para defender la igualdad de género y de raza.

«Sois el presente y el futuro», añadió el alcalde de Adra, Manuel Cortés, durante su intervención. «Sois el objetivo de nuestro trabajo», apuntó la delegada de Educación de la Junta de Andalucía en Almería, Francisca Fernández. Agradecida con el equipo docente del IES Virgen del Mar por el trabajo que desarrolla a lo largo del año - «es para quitarse el sombrero», dijo-, Fernández, animó a los chavales a acudir a clase, a estudiar y seguir los consejos de sus profesores. «Sentíos orgullosos de perteneced a vuestro barrio y a vuestro centro y trabajad duro porque nada llega sin esfuerzo», destacó. «Sed dueños de vuestra vida», sentenció la responsable de la Consejería de Educación en la provincia.

Enclavado en un barrio donde la mayoría de sus vecinos es de etnia gitana, el instituto Virgen del Mar de Adra cuentan con 130 alumnos matriculados actualmente. El absentismo escolar es su principal caballo de batalla, pero también lidia contra las desigualdades de género y la discriminación racial. Enma Echeverría, coordinadora de igualdad del centro, apuesta por trabajar este asunto a lo largo del año, aunque la conmemoración del Día de la Mujer gana fuerza. «Con esta primera charla hemos pretendido que los niños vean un ejemplo de alguien que pertenece a ellos, pero que es diferente, que tiene otros horizontes y que, desde la educación pública, se puede conseguir», ha justificado en el arranque de esta octava edición de las Jornadas por la Igualdad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos