Estudiantes de Dalías celebran su graduación sin el apoyo de sus profesores

Estudiantes de Dalías celebran su graduación sin el apoyo de sus profesores

El claustro decide no organizar el acto, como medida excepcional, para apoyar a la docente que fue agredida por un alumno de la promoción

M. TORRESDALÍAS

La agresión sufrida por una docente del instituto de enseñanza secundaria Ciudad de Dalías ha pasado factura al agresor y al resto de sus compañeros de la promoción 2014/2018. En un gesto de apoyo a su compañera, el claustro de profesores ha decidido excepcionalmente no organizar el acto de graduación para castigar por lo ocurrido a la clase en su conjunto. Molestos ante esta reprimenda colectiva y ayudados por la asociación de padres, los alumnos se han movilizado para celebrar 'en solitario' una puesta de bandas que sí creen merecer.

El teatro municipal de Dalías, cedido para la ocasión por el Ayuntamiento, ha servido de escenario para la graduación de los 32 alumnos. A la cita tan sólo asistieron dos profesores del instituto, que se encargaron de colocar las bandas a los estudiantes de 4º de ESO. Orquestado por los propios alumnos, que cuidaron hasta el más mínimo detalle, el acto se desarrolló con normalidad. Unos ejercieron de presentadores, otros amenizaron con música la velada y todos disfrutaron con emoción de «uno de los días más importantes de su vida».

Así lo considera la asociación de padres y madres Balcón de la Alpujarra, que ha manifestado su desacuerdo con la decisión del claustro de profesores de no organizar el acto de graduación, rompiendo así con la tradición. «A pesar de todo, durante el acto de la graduación, no se escuchó un solo reproche a la dirección del centro, lo que para algunos padres fue una lección dada a todos por estos jóvenes dalienses, y en especial a los responsables del instituto por su falta de participación», han puesto de relieve desde el AMPA. El colectivo espera que se trate de una decisión extraordinaria y que «esa actitud no se repita en los próximos cursos». «No es justo», han añadido.

Una decisión «justificada»

En declaraciones a IDEAL, la dirección del centro ha subrayado que organizar el acto de graduación no forma parte de las obligaciones del profesorado y que este año, como medida excepcional, el claustro de profesores ha decidido «de forma justificada» no hacerse cargo. Atribuye la decisión a la agresión que ha sufrido una docente por parte de un alumno de esta promoción. Los hechos fueron denunciados en el juzgado y la agredida lleva dos meses sin asistir a clase «por depresión». La dirección del instituto Ciudad de Dalías entiende que el agresor ha sido un solo alumno, pero «cómplices» lo son todos. «Por aplaudir, alentar o simplemente silenciar», ha apuntado.

No obstante, según las mismas fuentes, la decisión adoptada se debe a una sucesión de «faltas de respeto» registradas a lo largo de todo el curso por parte de la clase de 4º de ESO. «La agresión ha sido la gota que ha colmado el vaso. Se han arrancado puertas, se han tirado por las ventanas, se ha rayado mobiliario, se ha bailado en las clases y es sólo un ejemplo», ha denunciado la dirección, que asegura haber puesto en conocimiento de los padres tanto lo ocurrido como la decisión de no organizar el acto de graduación.

Las misma fuentes pidieron comprensión ante una decisión asumida «por solidaridad, en apoyo a una compañera». «Cuando se toma una decisión en grupo, siempre hay perjudicados», ha lamentado. En su defensa, alegan que a los alumnos de la promoción 2014/2018 se les ha prestado colaboración para organizar el acto de graduación, proporcionándoles las fotografías y el tradicional discurso, e insisten en que se trata de una medida excepcional que no repercutirá en próximas promociones.

Doscientos alumnos cursan sus estudios en este instituto de Dalías, un centro «modélico» para sus responsables donde «jamás ha habido un problema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos