Indignación en el colegio Nueva Andalucía de La Curva por el estado de las instalaciones

Exterior del centro. /IDEAL
Exterior del centro. / IDEAL

Sus alumnos conviven con el olor que genera el atasco de los aseos, con la inclinación del vallado perimetral del centro y con el mal estado de puertas y pasamanos

MARÍA TORRESADRA

Los padres de los alumnos del colegio público Nueva Andalucía de Adra han puesto el grito en el cielo al comprobar el lamentable estado que presenta el centro al que diariamente acuden sus hijos. Baños viejos «que dan asco», puertas oxidadas en mal estado y un vallado perimetral que amenaza con derrumbarse son sólo algunos de los desperfectos que acumula en la actualidad. Ubicado en la barriada de La Curva, nunca se han acometido reformas de gran calado en sus cuatro décadas de vida.

La denuncia parte de la asociación de padres y madres de alumnos y ha sido trasladada por enésima vez al Ayuntamiento de Adra, administración responsable de su mantenimiento. Según consta en la instancia presentada, es necesario arreglar de forma urgente los baños. Sus 350 alumnos conviven diariamente con atascos y olores «muy desagradables». Asimismo, urge acondicionar el vallado exterior, que luce «inclinado y resquebrajado», ‘custodiado’ por varias vallas de seguridad instaladas por el propio ayuntamiento. En el mismo documento, el AMPA deja constancia de la necesidad de reparar la puerta de la biblioteca y de instalar una puerta más de emergencia para salvaguardar la seguridad de su alumnado. El pasamanos de la escalera, cuyo estado ha generado varias caídas, y una fumigación «a tiempo» de los pinos para evitar posibles plagas completan el listado de quejas expuesto por los padres. Por último, el colectivo insiste en remodelar el patio infantil con suelo acolchado y zonas de sombra.

Aparte de las labores de mantenimiento, que la normativa vigente atribuye a los ayuntamientos, el colegio Nueva Andalucía precisa reformas estructurales que competen a la Junta de Andalucía. Según fuentes consultadas por IDEAL, el edificio no dispone de una sala de usos múltiples para organizar actividades conjuntas y las aulas escasean.

El colegio de Educación Infantil y Primaria consta de dos edificios, Uno fue construido en los años 80 y el otro en 1992. Actualmente atiende a una población que supera los 3.000 habitantes, el triple que entonces, y a lo largo de este tiempo «no se ha actuado» para adecuarse a la situación actual. Indignados, los padres de los alumnos esperan una intervención de forma inminente. De lo contrario, no descartan iniciar otro tipo de actuaciones para que sus hijos se formen en unas instalaciones dignas. Ni el Ayuntamiento de Adra ni la Junta de Andalucía, al tanto también de la situación, han hecho declaraciones al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos