The Juergas Rock baja el telón con Rozalén y La Raíz

Rozalén, durante su actuación en Adra. /Gabriel Rega
Rozalén, durante su actuación en Adra. / Gabriel Rega

Adra recupera la normalidad tras un festival que ha congregado a casi 40.000 personas

MARÍA TORRESADRA

Al son de la música de Rozalén y La Raíz, entre otros, The Juergas Rock ha llegado a su fin. Miles de juerguistas abarrotaron el recinto de conciertos el pasado sábado para entonar la despedida de esta sexta edición. Doce horas de música en directo marcadas por la variedad de estilos, el buen ambiente y las ganas de disfrutar. La juerga se prolongó hasta la madrugada y los juerguistas regresaron ayer a casa tras cuatro días frenéticos.

La última jornada de festival arrancó pasadas las cinco de la tarde con Los de Marras. Le siguieron Juanito Makandé y Rozalén, uno de los platos fuertes de esta edición. La manchega, que confesó estar nerviosa por poder compartir cartel con bandas a las que admira, hizo de su actuación un canto a la libertad, al amor y al respeto. Con La Puerta Violeta y Vivir, dio el pistoletazo de salida a una puesta en escena reivindicativa. Con la primera confesó que el feminismo es útil como aliciente para pegar un portazo ante la violencia de género y con la segunda, que destinó en su día a la Asociación Contra el Cáncer, advirtió a los juerguistas sobre la importancia de establecer prioridades.

«Un regalazo»

A lo largo de su actuación, siempre arropada por su intérprete y por su banda, Rozalén tuvo tiempo para recordar a su tío abuelo, cuyas cenizas pudo recuperar en una fosa común de la Guerra Civil. «Ojalá todo el mundo pueda llevar una flor a sus seres queridos», dijo antes de interpretar Justo. Después, se dirigió a las mujeres para dejar paso a otro de sus grandes temas: «No sé si lo sabéis, pero las hadas existen». Humilde y cercana, la compositora hizo un guiño a la copla y agradeció con un gesto cariñoso la presencia de la bandera de Castilla La Mancha entre el público. «Es una maravilla que no haya prejuicios en la música (...) Esto es un regalazo para mí. Muchísimas gracias por permitirme subir al escenario y decir lo que pensamos, con libertad y amor», comentó sobre el escenario del The Juergas Rock.

Así dejó paso a tres de sus grandes éxitos: 80 Veces, Comiéndote a Besos y Girasoles. Pero como en la vida sólo hay dos opciones según la cantante, «o bailamos o no bailamos», Rozalén finalizó su concierto bailando. «Cuídense y cuiden de quien tengan cerca», alegó para despedirse.

Pasadas las diez de la noche, tomó el relevo el grupo La Raíz, que también mantuvo abarrotado el recinto de conciertos. La última madrugada de esta sexta edición, por su parte, corrió a cargo de Soziedad Alkohólika, Segismundo Toxicómano, Narco y Trashtucada. Con la salida del sol y la mirada puesta en la siguiente edición, los juerguistas pusieron punto final a un festival que ha superado las expectativas, congregando a casi 40.000 personas. Tras cuatro días de actividad casi ininterrumpida, Adra recupera hoy la normalidad.

 

Fotos

Vídeos