Loquillo, 40 años vistiendo de negro sobre los escenarios

Loquillo, sobre el escenario del The Juergas Rock el pasado viernes. /Gabriel Rega
Loquillo, sobre el escenario del The Juergas Rock el pasado viernes. / Gabriel Rega

El cantante se sube al escenario del festival de música The Juergas Rock para repasar sus grandes éxitos

MARÍA TORRESADRA

Puntual a su cita, el Loquillo más roquero hizo acto de presencia sobre el escenario del festival The Juergas Rock en la noche del pasado viernes. Lo hizo vestido de negro y con gafas de sol, «ajeno a las modas que vienen y van». Parco en palabras, el cantante encadenó los grandes éxitos que han marcado sus 40 años de trayectoria musical. Parafraseando al artista, recordó al 'rey del glam', se emborrachó en su Cadillac Solitario, insistió en que para ser feliz quiere un camión y explicó por qué viste de negro por enésima vez. A cambio, recibió la ovación y el respeto de distintas generaciones.

Una hora y media de actuación, siete músicos sobre el escenario y casi una veintena de temas dieron forma a una puesta en escena sobria, fiel a su estilo. El catalán arrancó dando una lección de rock and roll y actitud, términos que dan nombre a su último trabajo. A continuación, intervino 'a quemarropa' el Loquillo más reivindicativo, aquel que dicta sentencia 'en legítima defensa'. Este canto a la libertad dejó paso al Loquillo más melódico y nostálgico. «Nada permanece, todo se desvanece», cuenta en uno de sus temas. Y así, entre aplausos y más aplausos, llegó el turno de rescatar las canciones que permanecen intactas en el tiempo. Tras los acordes de El Rompeolas y un escueto «hola, qué tal», el cantante se bajó del escenario para chocar su mano con los juerguistas que ocupaban la primera línea del concierto. Después sonaron El Ritmo del Garaje, El Rey del Glam, Quiero un Camión y La Mataré, un grito contra la violencia de género. Clásicos entre los clásicos como Feo, Fuerte y Formal y Cadillac Solitario, que también integraron el repertorio elegido para el The Juergas Rock. Aunque roquero, pumky y gamberro, dejó claro que 'en el fondo' sigue siendo un sentimental.

Su voz dejó paso a otro de los platos fuertes de la segunda jornada de festival, Bad Religion. La banda americana llenó más si cabe el recinto de conciertos de esta sexta edición para provocar la euforia de los miles de juerguistas que acudieron a la ronda de conciertos del pasado viernes. Un cartel de lujo que se prolongó hasta el amanecer con Lehendakaris Muertos, O'funk'illo y Zoo.

Vuelta a casa

Se acabó. La sexta edición del festival de música The Juergas Rock ha llegado a su fin. Los más de 30.000 juerguistas que han acudido a la llamada de la música menos convencional inician hoy su retirada. Atrás quedan cuatro jornadas de conciertos casi ininterrumpidos de la mano de 45 grupos. Ayer fue el turno de Rozalén, otro de los platos fuertes del cartel de este año, pero también sonaron Los de Marras, Juanito Makandé, La Raíz, Sociedad Alcohólica, Segismundo Toxicómano, Narco y Trashutucada. La actividad, que arrancó a las cinco de la tarde, se prolongó hasta las seis de la madrugada. Concluye así una de las mejores ediciones de un festival que ha conseguido colocar a Adra en el mapa de este tipo de espectáculos.

 

Fotos

Vídeos