Malestar en Adra por la ausencia de caballos en la tradicional procesión de San Marcos

Se inscribieron más de 120 caballistas y solo dos asistieron a la cita con San Marcos. /María Torres
Se inscribieron más de 120 caballistas y solo dos asistieron a la cita con San Marcos. / María Torres

La Hermandad se desvincula de la decisión particular de los 120 caballistas inscritos y ha convocado un encuentro

MARÍA TORRESADRA

nde de San Marcos no ha pasado desapercibida en Adra. Apenas dos equinos arroparon al santo en su tradicional procesión y posterior romería, un acto que se caracteriza desde antaño por la presencia de cientos de animales. Las precipitaciones registradas desde primera hora de la mañana del miércoles y las previsiones de lluvia, con una probabilidad del cien por cien, bastaron para romper con una tradición de más de 250 años.

Un día después, en la resaca de San Marcos, la polémica ha estado servida. Algunas asociaciones de vecinos como La Retahíla han lamentado públicamente una estampa atípica de la celebración: «Sin caballos, sin mulos, sin ovejas ni cabras». «Es la primera vez en la historia que ocurre esto», ha apuntado el colectivo en sus redes sociales. Otros vecinos han manifestado de forma anónima su malestar porque «San Marcos no se entiende sin caballos» y han criticado la «comodidad» de los caballistas ante el riesgo de lluvia.

Por su parte, los caballistas hablan de «sentido común». Algunos aclaran que el día amaneció lloviendo y que la decisión de mantener la romería se tomó «sobre la marcha», tras ver los primeros rayos de sol, «sin tiempo material» para trasladar los caballos hasta la parroquia abderitana y salir en procesión. Otros justifican su ausencia «por motivos de seguridad». Sobre asfalto mojado, existe un «riesgo real» de que el caballo resbale y sufra una caída, según aseguran los testimonios recogidos por este periódico. Además, el recorrido por las calles del casco antiguo es complicado, especialmente en la conocida como Cuesta de los Telares. A estas explicaciones se suma el desgaste del material que acompaña al caballo y al jinete cuando recibe un baño de lluvia. Aún son muchos los que recuerdan aquel 6 de septiembre de 2015, cuando una tromba de agua sorprendió a los caballos durante el desfile de carrozas de la Feria de Adra.

La Hermandad de San Marcos ha aclarado que, a pesar de las previsiones de lluvia, no se marcó ninguna directriz al respecto. Tampoco lo hizo el Ayuntamiento ni la Policía Local. «Fueron los caballistas los que decidieron no acudir a la procesión ni a la romería, cada uno por sus motivos, unos porque lo verían peligroso y otros porque no quisieron mojarse», ha asegurado Luis Bogas, hermano mayor de l colectivo. Tampoco acudieron las carrozas por los mismos motivos. Faltaron cinco de las seis inscritas.

Sin embargo, el cielo concedió una tregua de dos horas para que San Marcos realizase su procesión y posterior romería. La improvisación fue la tónica general en la toma de decisiones. Santiago Fernández fue, junto a Isabel Mª Fernández, los únicos caballistas que acudieron a su cita con San Marcos. Muchos vecinos han aplaudido su «valentía» por mantener la tradición. «Me lo dejé todo preparado, fui a la iglesia, escuché que había procesión y regresé a casa a por mi caballo», ha contado Santiago, un abderitano que lleva 45 años cumpliendo con el patrón de los agricultores. No recuerda ningún San Marcos sin caballos. «Cuando era pequeño ya salía con mi padre con mulos y burros y hasta hoy. No podía faltar», ha apostillado. Reconoce que es «una pena» lo ocurrido. «No pasa nada si uno se moja», ha dicho al respecto. Para paliar lo ocurrido, la hermandad ha convocado un recorrido por la estación a caballo y «acompañado por el estandarte» el día 1 de mayo. Contará con la colaboración de la Policía Local para velar por la seguridad durante el tramo. Será a partir de las 10 de la mañana.

Temas

Adra

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos