Malestar entre vecinos y bañistas por la nula señalización de la playa para perros de Adra

Malestar entre vecinos y bañistas por la nula señalización de la playa para perros de Adra

El PSOE expone las quejas de los usuarios y el gobierno municipal culpa a la Junta de Andalucía por hacercaso omiso a su petición

MARÍA TORRESADRA

Un año después de su autorización oficial, la playa para perros de Adra está levantando ampollas entre el equipo de gobierno y el principal grupo de la oposición. Los socialistas han puesto de relieve la nula señalización de este tramo de costa, conocido como La Rana, así como la ausencia de papeleras y duchas. Los populares, por su parte, culpan directamente a la Junta de Andalucía de estas deficiencias y aseguran permanecer a la espera de su visto bueno para paliarlas desde el mes de abril.

«Necesitamos una autorización de la Junta para señalizarlo», explicó en la última sesión plenaria el edil de Medio Ambiente, César Arróniz. «El 27 de abril enviamos la última documentación que nos pedían al respecto y no hemos recibido respuesta», añadió. El concejal aprovechó el ruego del Grupo Municipal Socialista para echar balones fuera: «Llevamos tres meses esperando que den validez a la documentación». Se trata, ironizó Arróniz, de «la última excusa de la Junta».

Sin embargo, la explicación del equipo de gobierno no convence a Teresa Piqueras, portavoz socialista. «No hay que confundir a la gente, no es culpa de la Junta», denunció durante su intervención en pleno. Según su aclaración, la autorización para pedir el uso canino de La Rana se pide el 10 de junio del pasado año. La Consejería de Medio Ambiente solicitó entonces que se subsanase la documentación hasta en dos ocasiones. Pedía, entre otros asuntos, un proyecto básico o memoria descriptiva, periodos de tiempo solicitados, plan de limpieza, planos, detalles de señalización y presupuesto. Sin embargo, el gobierno andaluz archiva el expediente en mayo de 2017 «por falta de documentación». «Se le ha pedido subsanar la documentación y no se ha hecho en tiempo y forma», criticó por su parte Piqueras que, al mismo tiempo, puso de relieve la necesidad de «equilibrar» cuanto antes el uso de esta playa. «Al ser dominio público marítimo es competencia del Ministerio quitar la figura de playa de perros al no estar autorizada», concluye Piqueras en base a un informe solicitado a Medio Ambiente.

«A usted le han informado parcialmente», dijo al respecto Arróniz. «No se puede archivar un expediente porque no se ve la firma del alcalde. Seguiremos esperando», se quejó el concejal de Medio Ambiente.

Quejas

Lo cierto es que son muchas las quejas que ha originado la primera playa para perros de Adra, la única de Almería que permite el acceso de mascotas los 365 días del año. Ubicada a 450 metros de la barriada de La Caracola, los usuarios desconocen la delimitación exacta de los 350 metros de longitud que ocupa este tramo de costa para uso canino. Una incertidumbre que molesta a los bañistas en general, sean o no propietarios de perros.

Fotos

Vídeos