Le llegó la hora al reloj de la iglesia de Berja

Le llegó la hora al reloj de la iglesia de Berja
  •  

El reloj de la torre de la parrroquia de la Anunciación de Berja llevaba veinte años parado y marcando las 11:30 horas; eso hasta hace unos días, porque desde la semana pasada ya marca las horas correctamente, aunque de forma provisional, gracias a la iniciativa de un vecino de la localidad, Víctor Osorio.

«Yo trabajo en Correos, en la plaza de Berja, frente a la iglesia, y desde siempre he visto el reloj estropeado, aunque recuerdo cuando funcionaba. Es una pena y muchas veces pensé que porqué no lo arreglaban. Hace unos días le pedí al sacristán de la iglesia si podía subir al campanario, ya que además siempre he tenido la curiosidad de subir a las torres de la iglesia de Berja, para contemplar las impresionantes vistas que desde sus 34 metros de altura se divisan. Subí y efectivamente las vistas son impresionantes, podía ver todo el casco urbano del pueblo a vista de pájaro, así como varias barriadas y casi toda la vega».

Pero impresionado quedó también este vecino por el lamentable estado del reloj y su maquinaria así como las campanas. «Bajamos dos pisos hasta la altura del coro y a través de otra escalera subimos a la torre del reloj. Yo sabía que el reloj llevaba unos veinte años averiado, pero cuando entré en la parte de la torre donde se aloja la maquinaria, la decepción se apoderó de mi cuando vi el estado de abandono que allí había. Además, las campanas están muy sucias, las palomas viven muy bien allí, y hay excrementos por todas partes. Por un lado me fui con la satisfacción de haber disfrutado de aquellas vistas, pero por otro, me dio qué pensar el estado del reloj y el campanario».

Buscó información sobre arreglo de este tipo de relojes, se documentó, «solicité por curiosidad catálogos de productos y listados de precios a fabricantes de todo el país, desde Zaragoza, Palencia, Murcia, San Sebastián, Navarra, Barcelona, etc. Y verdaderamente, me encontré que los sistemas actuales no son excesivamente caros, y además la precisión y exactitud en la medida del tiempo es siempre mantenida por un sistema GPS. Así que la idea de una restauración de la torre fue naciendo en mi cabeza, hasta que le comenté al párroco la idea, y que me diera permiso para que nos visitara algún fabricante y nos hiciera un presupuesto a medida».

Primera prueba Y así llegaron a Berja técnicos de una empresa de Murcia «que ya había estado aquí hace unos años por este tema, y me estuvieron asesorando. Les insistí que comprobaran la instalación, a la que le corrigieron varios problemas, y al cabo de cuatro horas conseguimos poner en marcha el viejo reloj, aunque no funcionaba bien, por cada tres minutos solo avanzaban las agujas uno, debido a que el reloj patrón de la sacristía también estaba averiado, ya que llevaba 20 años desconectado».

Dos días más tarde «desde un ayuntamiento murciano nos prestaron un patrón temporalmente, para que el reloj funcionase y volvimos a conectar la iluminación nocturna. Después de medir varios días, pudimos ver que el reloj ahora marcha bien, pero todo esto es solo con carácter provisional, puesto que todo el sistema está en malas condiciones, agujas desequilibradas y oxidadas, esfera deformada, transmisión desgastada, centralita prestada, etc.».

Lo que se ha hecho ahora es «un apaño provisional, pero cualquier día se termina de romper y no tiene solución, hay que actuar con urgencia de forma definitiva».

Por ello, Víctor decidió iniciar una campaña e ir implicando a amigos y conocidos en este proyecto para restaurar el reloj y el campanario, y ha extendido su llamamiento a través de las redes sociales con su página de ARCYR (Asociación para la restauración del campanario y reloj de Berja), con el objetivo de recaudar fondos y poder arreglarlo de forma definitiva.

«Se necesitarían unos 5.000 euros para el arreglo del reloj, aunque la cantidad podría rebajarse, ya que vamos a realizar algunas cosas por nuestra cuenta, con nuestras manos y mucha ilusión vamos a pintar las agujas y equilibrarlas, reparar la esfera, que está muy dañada por el sol, y todos sus anclajes, reparar la transmisión de la minutaría, pintar el aro del reloj, arreglar la pared interior y mejorar la iluminación nocturna con un sistema de leds».

Poco a poco quieren reunir el dinero suficiente para comprar el reloj patrón, «que gobierne las verdaderas campanas horarias que hoy no se usan, y que duermen entre palomas allí en lo alto, y en su lugar se usan unas campanas grabadas. Conseguido este proyecto, comenzaremos con la restauración de las campanas y automatización de la otra torre, mediante motores para volteo y electro mazos». Y es que al parecer las campanas están en muy mal estado y según cree Osorio «posiblemente en las próximas fiestas patronales no podrán usarse debido a que un informe de expertos advierte del mal estado que presentan y del peligro que corren de desprenderse de sus soportes».

Para lograr fondos están vendiendo décimos de lotería de Navidad y recogiendo donativos, «porque hemos tocado a la puertas de las administraciones e incluso del Obispado pero nos dicen que ahora no hay dinero, pero hay que hacerlo, será importante conseguirlo también para el turismo, podrá la gente visitar el campanario». Los interesados en contactar con la asociación pueden hacerlo en arcyrberja@hotmail.com.