Cruz Roja, una segunda oportunidad

Cruz Roja, una segunda oportunidad
  • Más de 80 personas en riesgo de exclusión social han participado en un programa de formación que ha supuesto una inyección de esperanza

Un día decidieron dar un giro a sus vidas y llamar a la puerta de Cruz Roja en Adra. Son principalmente mujeres y jóvenes con escasa cualificación académica, poca experiencia laboral, parados de larga duración e incluso víctimas de violencia de género. Buscaban una segunda oportunidad y, gracias a su tesón y esfuerzo, la han encontrado.

Cruz Roja acaba de poner punto final al primer plan de empleo que pone en marcha en la localidad abderitana. Un programa de formación, también llamado ‘itinerario personalizado de inserción’, concebido para quienes deciden mirar a la vida de frente con decisión y coraje, convencidos de que lo mejor está por llegar. Alrededor de 200 personas optaron a ‘embarcarse’ en esta iniciativa, pero sólo 81 lo consiguieron. Durante cinco meses, han hecho de la búsqueda de empleo un trabajo constante. Han acudido de forma regular a talleres sobre orientación laboral donde, además de actualizar su curriculum, han tomado nota de las técnicas para ‘bucear’ por internet en busca de un trabajo. Además, algunos han potenciado su imagen personal y sus habilidades sociales y han adquirido nuevos conocimientos para mejorar en su terreno profesional. Otros, la mayoría, ha probado suerte en sectores en auge como la ayuda a domicilio, la limpieza de hospitales y la atención en bares y restaurantes. Aunque se ofrecía de forma opcional, casi el cien por cien del alumnado ha completado la formación recibida en Cruz Roja con un periodo de prácticas no remuneradas en distintas empresas de Adra.

Primeros resultados

La recompensa no ha tardado en llegar. Según Vanesa Olivencia, responsable del plan de empleo de Cruz Roja en Adra, más del 35 por ciento del alumnado ha conseguido un puesto de trabajo. Y esto es sólo el principio. «Aún es pronto para dar datos cerrados porque el seguimiento que hacemos de cada caso acaba de empezar y lo previsible es que el porcentaje de inserción laboral aumente», asegura satisfecha. «La acogida fue excepcional por la demanda de personas que nos encontramos, los resultados también lo están siendo y ya se ha solicitado una renovación del plan para volverlo a ofertar», ha anunciado a IDEAL. Los sectores profesionales en los que se profundizará están por concretar, aunque dependen del perfil del demandante y de las posibles salidas profesionales. Las personas interesadas en recibir más información deben dirigirse a la asamblea local.

Financiado por la Fundación Atlanta, el plan de empleo orquestado por Cruz Roja en Adra ha necesitado de una inversión cercana a los 30.000 euros. Es la primera vez que se oferta en este municipio. Hasta la fecha se habían organizado talleres y cursos de forma puntual, pero no un programa global enfocado al asesoramiento laboral y a la formación. Una inyección de esperanza para quienes luchan cada día por avanzar.