La oposición impone actuar contra los malos olores y la suciedad «incrustada»

Imagen de archivo. /Ideal
Imagen de archivo. / Ideal

La iniciativa del PSOE es respaldada por todos los grupos políticos, salvo por el Partido Popular que opta por la abstención

MARÍA TORRESADRA

Adra «está sucia», presenta un estado «lamentable» y los vecinos «no se quejan por gusto». Son sólo algunas de las sentencias que la oposición ha lanzado contra el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Adra para exigir mayor limpieza en el término municipal en su conjunto. Una vez más, los distintos grupos políticos denuncian la «suciedad incrustada» y los «malos olores» con los que conviven los abderitanos. Por el contrario, el Partido Popular alega que se trata de zonas puntuales, defiende el «esfuerzo» que se viene realizando en los últimos tres años para mejorar el servicio y se compromete a seguir haciéndolo.

La falta o no de limpieza ha vuelto a ser objeto de debate en la última sesión plenaria. El punto llegó de la mano del PSOE que, en forma de moción, exigió de nuevo un plan de limpieza exhaustivo, una reestructuración del servicio, más material y mejores productos y mayor control de las labores que se desarrollan. «No hay más ciego que el que no quiere ver», reprochó a los populares la portavoz socialista, Teresa Piqueras, que dijo estar «harta» de la situación. Denunció, además, la merma de personal que ha sufrido el servicio, pasando en pocos años de 60 a 30 trabajadores. «Es usted el único responsable de este caos», le dijo al alcalde, Manuel Cortés. «Existen productos y maquinaria adecuada que facilitaría muchísimo la labor de limpieza de Adra a los trabajadores municipales y que darían verdadero resultado para conseguir un Adra limpia, sin malos olores que provoque malestar a personas incívicas que les costaría mucho ensuciar si ven que está todo limpio», argumentan los socialistas en su moción.

En esta misma línea se manifestó Plataforma Ciudadana Abderitana, que pide conocer el plan de limpieza que se ejecuta diariamente. «El pueblo está sucio», afirmó su portavoz, Francis F. Guardia. Pedro Peña, su homólogo en Cs, aludió a las quejas constantes que hay en la calle y, aunque reconoce que recientemente se ha dotado de material al servicio y se ha renovado parte de la maquinaria, «no es suficiente». «En muchos sitios es asqueroso», sentenció. Por su parte, la edil Esther Gómez insistió en que se trata de una queja generalizada que «responde al sentir de los vecinos».

Defensa

Al paso de las críticas salió Carmen B. López, portavoz del equipo de Gobierno, quien reconoció que «la limpieza es un caballo de batalla a batir» y que «nunca es suficiente para nosotros». No obstante, desmintió que existiera falta de planificación y que el estado de las calles sea tan lamentable como le apuntó la oposición. Recordó, además, el «importante esfuerzo» realizado en esta materia a lo largo de la presente legislatura. «No estamos contentos y vamos a seguir trabajando por la limpieza», aseguró, al tiempo que hizo un llamamiento al «civismo». «No sirve de nada que el camión de la basura pase a las once de la noche y a las onche y cuarto se deje una bolsa al lado del contenedor», apuntó a modo de ejemplo.

Por su parte, el alcalde, Manuel Cortés, culpó a Piqueras de hablar «con maldad» sobre este asunto. «Lo lamentable es tener un portavoz que busca un titular a costa de comparar Adra con un vertedero», dijo. «Le adelanto que se está trabajando en próximos planes y espero su apoyo», añadió. «Haremos hincapié en los casos puntuales y seguiremos trabajando», alegó. Por último, el primer edil insistió en la necesidad de contar con la implicación de los vecinos para mantener Adra limpia. Animó, además, a poner el asunto en conocimiento de la Policía Local ante cualquier irregularidad de este tipo. «No sólo depende de limpiar sino también de no ensuciar», apostilló al respecto.

Todos los grupos, sin excepción, reconocieron el trabajo que desempeñan los empleados del servicio municipal de limpieza. Finalmente, la moción presentada por los socialistas salió adelante gracias a los votos favorables de PSOE, Plataforma, Cs y Esther Gómez. El PP se abstuvo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos