La Policía Local de Adra estrecha el cerco sobre las cacas de las mascotas

La sanción por no recoger los excrementos en la vía pública asciende a 60 euros

M. T.ADRA

No es sólo una cuestión de civismo sino una norma que vecinos y visitantes están obligados a acatar. Los excrementos de las mascotas deben ser retirados de la vía pública y su incumplimiento conlleva sanciones que alcanzan los 60 euros. Consciente del malestar vecinal y la suciedad que generan, el Ayuntamiento ha ordenado a la Policía Local que incremente la vigilancia sobre este y otros asuntos que manchan la imagen de la localidad.

Según consta en la ordenanza municipal, los propietarios de perros deben llevar siempre consigo bolsas para recoger los excrementos. Además, el perro debe ir correctamente sujeto con correa y estar debidamente identificado mediante microchip, tal y como recuerdan desde el Consistorio. «El principal cometido de los agentes de Policía Local es informar y advertir a los ciudadanos sobre la normativa y las consecuencias de las conductas contrarias, pero una vez agotada esta vía no queda más remedio que tomar medidas más estrictas», ha declarado al respecto César Arróniz, concejal de Seguridad. El también edil de Parques y Jardines alega que estas medidas administrativas son demandadas por los propios vecinos, cansados de que el mal comportamiento de algunos afecte a todos.

La vigilancia por parte de los agentes también se extremará en los contenedores de basura. Durante los meses de verano, los residuos sólidos urbanos deben depositarse entre las ocho de la tarde y las diez y media de la noche. Hacerlo antes o después supone infringir la normativa vigente con el riesgo de ser sancionado. Asimismo, la patrulla de playas de la Policía Local reforzará su labor en la costa. Se prestará especial atención a la retirada de restos de comida y otros residuos al finalizar la jornada playera, «pero también a los viandantes que arrojen cáscaras de pipa y otros residuos al suelo o al mar en los paseos marítimos». Está prohibido hacer fuego sin autorización.

Pese a las sanciones económicas que lleva consigo incumplir lo establecido y el aumento de la vigilancia anunciado para este verano, el Ayuntamiento asegura que no busca recaudar. «El Ayuntamiento quiere garantizar el civismo y mejorar la calidad de vida de las personas», ha matizado Arróniz. «No se trata de una decisión con fines recaudatorios, puesto que lo que se quiere conseguir es atajar estos comportamientos que nos perjudican a todos los ciudadanos», ha añadido.

Temas

Adra

Fotos

Vídeos