'Tarifazo' en un taxi adaptado de la capital por llevar silla de ruedas

Carmela convive con su silla de ruedas desde hace 40 años. /IDEAL
Carmela convive con su silla de ruedas desde hace 40 años. / IDEAL

Una vecina de Adra muestra su indignación y denuncia que un taxista quiso cobrarle diez euros más por el mismo servicio

MARÍA TORRESADRA

Carmela comparte su día a día con una silla de ruedas desde hace 40 años. Reconoce que está más que acostumbrada a lidiar con las limitaciones que conlleva, pero se resigna a aceptar las que le impone la propia sociedad. Usuaria habitual del servicio de taxi, el conductor de un taxi adaptado quiso cobrarle diez euros más que a una persona sin discapacidad física por el mismo trayecto. El motivo, su silla de ruedas.

Carmela se negó en rotundo a aceptar aquella tarifa envenenada y se conformó con descargar su rabia en las redes sociales. «Denunciar es una pérdida de tiempo. En su conciencia quedará», afirma resignada esta vecina de Adra. Los hechos ocurrieron a finales de octubre. Carmela Sánchez tenía que trasladarse a la capital a «arreglar unos papeles» y el único taxi adaptado que hay en Adra estaba ocupado para atenderla para su regreso. «Llamé a la central, me puse en contacto con un taxista y me pide 75 euros, cuando cuesta 65», ha relatado a IDEAL.

El incremento de la tarifa estaba, además, totalmente justificado desde el punto de vista del taxista. «Que si la silla de ruedas, que si la rampa, que si la inversión que ha realizado para adaptar el taxi... así me explicó por qué me pedía 10 euros más», cuenta con indignación y rabia contenida. «Acepto que tengo que moverme en taxi, pero no concibo pagar más», sentencia.

Denunciar

Aplicar una subida a la tarifa oficial por llevar silla de ruedas es ilegal. «No existe tarifa diferencia, faltaría más», informan desde Radio Taxi.

Ante este tipo de negligencias, el colectivo recomienda anotar el número de licencia para poder tramitar una reclamación interna y sancionar al taxista que incumpla lo establecido. Actualmente sólo 11 de las 284 licencias de taxi vigentes en Almería capital corresponden a vehículos adaptados.

En este sentido, desde Teletaxi se reconoce que la disponibilidad es «escasa» y la respuesta «no siempre es inmediata». Aunque desde el Ayuntamiento de Almería se mantiene abierta una línea de subvenciones para adaptar los vehículos y pese a que se está trabajando para concienciar al sector, aún queda mucho por hacer en este sentido, tal y como apuntan los representantes del sector.

Por s parte, desde la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Minusvalía, FAAM, también se aconseja denunciar ante este tipo de abusos «para que dejen de producirse». Ante casos como el de Carmela, el equipo jurídico se pone a disposición de los usuarios «por ser un caso de gravedad social».

Consciente de las limitaciones que encuentran sus asociados para trasladarse, la FAAM se ha sumado recientemente a la campaña que coordina COCEMFE en España ante la «inaccesibilidad» evidente de bienes, espacios y servicios que sufre una persona con discapacidad.

«El próximo 4 de diciembre se cumple el plazo marcado por el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con discapacidad y de su Inclusión Social, para que todos los productos, bienes y servicios sean accesibles, por ese motivo y ante el incumplimiento nos concentraremos en esta campaña de incidencia política y de comunicación para hacer un llamamiento a todas las administraciones públicas sobre el cumplimiento de la normativa», informan desde el colectivo almeriense, volcado en alcanzar que una persona con diversidad funcional lleve una vida simplemente normal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos