Berja es solidaria

Los virgitanos responden a la llamada de El Timón, asociación de familiares y personas con enfermedad mental

MARÍA TORRESBERJA

La asociación de familiares y personas con enfermedad mental, El Timón, ha llamado a la puerta de la solidaridad en Berja y ha encontrado respuesta. Los virgitanos agotaron las 500 localidades del teatro Ciudad de Berja Miguel Salmerón para asistir a una gala hecha para romper el estigma que rodea a estos enfermos y recaudar fondos que contribuyan a mejorar su calidad de vida.

El objetivo, según la presidenta de El Timón, Cristina González, fue que acudiese «todo Dios» a la convocatoria del pasado sábado y se consiguió. De una u otra forma, la sociedad virgitana estuvo presente, bien desde el patio de butacas o bien sobre el escenario. El pequeño comercio, una vez más, también se sumó a la causa así como artistas como María Gil, la academia de baile Esmeralda Fajardo -recién llegada de París- y el reconocido peluquero virgitano David Robles. A la espera de contabilizar la recaudación obtenido, para El Timón la iniciativa ya ha sido «un éxito».

Más de dos décadas de trayectoria al lado de las personas con enfermedad mental y de sus familiares avalan el papel que desempeña El Timón tanto en el Poniente de Almería como en la Alpujarra. El colectivo atiende actualmente a 75 usuarios de entre 18 y 50 años con patologías muy dispares. En El Timón estos enfermos encuentran atención regular e individualizada, talleres para agilizar su cuerpo y su mente y actividades para favorecer su integración social, la convivencia y la relajación, entre otros aspectos. Por su parte, sus familiares también encuentran en El Timón un refugio donde conocer mejor la enfermedad mental, acudir a talleres de autoayuda y recuperar parte de los hábitos a los que renunciaron para atender a los enfermos. Aprender a convivir con ellos no es fácil.

Voluntariado

La asociación busca actualmente personas dispuestas a emplear parte de su tiempo libro en colaborar. Voluntarios que puedan dirigir los talleres que se imparten o simplemente que quieran escuchar a los enfermos, arroparles y prestarles atención. Habitualmente son los propios familiares quienes realizan esta función, pero también hay personas que se prestan a ayudar de forma desinteresada. «Necesitamos simplemente eso, personas dispuestas a ayudar. Da igual lo que se sepa hacer, aquí siempre hay cosas que hacer y siempre buscamos un lugar para todo aquel que quiera colaborar», apunta González.

Asimismo, el colectivo necesita fondos para mantenerse. Las cuotas de los usuarios siempre resultan escasas y nunca cubren los gastos que se derivan. Las personas interesadas en colaborar de alguna forma pueden contactar con El Timón a través de las redes sociales o del teléfono 628 84 26 59.

Fotos

Vídeos