Estudiantes de Berja contagian su alegría de vivir a los mayores de la residencia

Estudiantes de Berja contagian su alegría de vivir a los mayores de la residencia

Alumnos del colegio Nuestra Señora de Gádor participan en un proyecto educativo de enriquecimiento personal mutuo

MARÍA TORRES BERJA

‘En compañía se vive mejor’. Es el nombre de un proyecto educativo que exprime al máximo la motivación de los jóvenes y la experiencia de nuestros mayores hasta lograr un ‘maridaje’ único en valores. Alumnos del colegio Nuestra Señora de Gádor de Berja han visitado recientemente la Residencia de Berja para trabajar de la mano en un encuentro intergeneracional que difícilmente olvidarán.

Enmarcado en los denominados Proyectos de Aprendizaje de Servicio, APS, el programa se ha llevado a cabo con los alumnos de 3º y 4º de Secundaria. Ellos han sido los encargados de llevar a la práctica lo aprendido para convencer a los mayores de que han aportado mucho a lo largo de su vida y, lo más importante, «que aún tienen mucho que aportar». Como ‘contraprestación’ el alumnado de Nuestra Señora de Gádor se ha empapado de una formación atípica basada en la participación social e interactiva «en un ambiente motivador y humano», tanto dentro como fuera del aula.

‘En compañía se vive mejor’ es una iniciativa del propio profesorado del centro que imparte Educación para la Ciudadanía y Religión, del coordinador de Pastoral y de la coordinadora de Orientación. La Ermita, nombre con el que se le conoce popularmente a este centro de enseñanza virgitano, tiene ya experiencia en materia de voluntariado a través del grupo que colabora con la Fundación M. Trinidad Carreras. A su juicio, los Proyectos de Aprendizaje de Servicio son un método de enseñar y de aprender, una forma de unir éxito educativo y compromiso social siendo útiles a los demás. Son proyectos poco frecuentes en el sistema educativo español, pero que sin embargo humanizan al alumno.

En este caso, los estudiantes de La Ermita han intercambiado manualidades y juegos de psicomotricidad con los usuarios de la Residencia de Berja. Un ‘terapia’ que les ha servido para acercarse a este colectivo, conocer cómo afrontan la última etapa de su vida, los cuidados que necesitan, las pautas del envejecimiento activo, la legislación vigente que los ampara y las asociaciones que trabajan para ellos. También han intercambiado historias y anécdotas personales y se han despedido con una inyección de alegría para que puedan seguir envejeciendo con dignidad. El proyecto educativo finalizó con el análisis en clase de lo aprendido. Sin duda, una lección de vida inigualable.

 

Fotos

Vídeos