La parroquia de Berja, vigilada

La parroquia de Berja, vigilada
  • La iglesia de La Anunciación de Berja ha optado por instalar cámaras de seguridad en su interior. La decisión llega después de la desaparición de varias reliquias religiosas durante el pasado mes de agosto y ha sido acordada con los representantes de las cofradías y hermandades del municipio. Aunque la parroquia virgitana confiaba en recuperar los objetos sustraídos, su paradero sigue siendo un misterio. Según ha confirmado a IDEAL el párroco de Berja, Juan José Martínez, las cámaras de seguridad no tardarán en llegar. El sacerdote está a la espera de recibir los presupuestos solicitados para estudiarlos y elegir la oferta que mejor se adecue a las necesidades de la iglesia virgitana. Martínez no ha detallado ni el número de cámaras que se tiene previsto instalar ni tampoco su ubicación. «El proyecto aún no está cerrado porque debemos estudiarlo antes», matiza. Los gastos que se deriven de esta inversión correrán a cargo de la parroquia que debe estudiar también cómo financiarla.

Un veintena de imágenes comparte espacio en la iglesia de La Anunciación de Berja. La coincidencia en el tiempo de varios robos alertó a la comunidad cristiana que tachó de «preocupante» y «lamentable» la situación. Los responsables de las hermandades y cofradías, que no descartan colaborar con el proyecto, apoyaron por unanimidad la instalación de cámaras de seguridad en una reunión convocada por el sacerdote días después de la última desaparición, la del rosario de la Virgen de la Amargura y la del relicario de la beata virgitana Josefa Ruano. Dos reliquias de escaso valor económico, pero de gran peso afectivo para la parroquia de Berja. Un mes después de detectar su ausencia, se desconoce su localización. La iglesia de La Anunciación de Berja abre sus puertas a las ocho de la mañana y las cierra a las nueve de la noche. Una persona vela por la tranquilidad en el interior del templo durante la tarde, pero por la mañana permanece 'en manos de Dios'. Su situación no es puntual y ocurre también en otras iglesias de la zona. La remuneración económica que perciben monaguillos y sacristanes se ha reducido de forma notable y su tiempo de trabajo también.

Otros templos, como el santuario de la Virgen de Gádor, optaron por instalar cámaras de seguridad en su interior hace dos años a consecuencia de varios robos registrados en distintas iglesias de la comarca de la Alpujarra de Almería. En este caso, el proyecto fue financiado por la Hermandad de la Virgen de Gádor y permite tener controlada la vida den el templo durante las 24 horas del día.