La Alpujarra, la cuna del mantecado en Almería

Plantilla de Mantecados Camp, a pleno rendimiento. /IDEAL
Plantilla de Mantecados Camp, a pleno rendimiento. / IDEAL

Cuatro empresas, ubicadas en Laujar y en Fondón, dan trabajo a 200 personas de forma directa y calculan producir cerca de 400.000 kilos

MARÍA TORRES FONDÓN

Ya huele a mantecados, polvorones y roscos de anís en la Alpujarra de Almería. Concentrada en los municipios de Laujar de Andarax y Fondón, la producción de esta Navidad podría acercarse a los 400.000 kilos. Una cifra que convierte a la comarca en la cuna de este tradicional postre navideño.

Manteca, harina, azúcar y limón son los ingredientes del mantecado típico de la zona. Aunque la maquinaria está presente en partes muy puntuales del proceso, se caracteriza por su elaboración artesanal, la calidad de sus ingredientes y la experiencia de varias generaciones. Cuatro empresas se dedican actualmente a la comercialización de mantecados en esta zona de la Alpujarra. La campaña de Navidad arrancó para muchos en el mes de agosto, con tiempo suficiente para poder abarcar las previsiones. Se calcula que alrededor de 200 personas trabajan en la elaboración de unos mantecados que llegan a miles de hogares de otros puntos del país e incluso del extranjero.

Humildes y familiares en su orígenes, estos obradores son hoy un motor económico más en una comarca, la de la Alpujarra, que sabe mimar sus tradiciones con esmero para mantenerlas en el tiempo casi inalterables.

Fondón

Una de las empresas más conocidas y reconocidas es Mantecados Camp. Su plantilla se duplica en los en los últimos meses del año hasta rozar las 40 personas. Su producción supera los 180.00 kilos. «La empresa la fundó mi abuelo en el año 1952. Mis padres abrieron mercado y yo cada día busco cómo seguir ampliando. Conmigo trabajan mis hijos y entre todos seguimos trabajando con la misma ilusión», explica Mariano Camp, gerente de esta empresa con sede en el corazón de la Alpujarra.

Aunque el mantecado tradicional es su producto estrella, también se comercializan polvorones -de chocolate, de almendra o de almendra molida- y roscos de anís, de vino y de avellana. Las recetas, «las de toda la vida», se han ido puliendo con el paso del tiempo hasta conseguir «el punto» buscado. La calidad de la materia prima es, según Camp, fundamental para lograr un bocado exquisito.

Laujar

En Laujar de Andarax se ubica «el obrador más antiguo de la comarca». El Mantecado de Laujar, Productos de Miguel García López echó a andar en 1951 y hoy merece una visita obligada. Una casa del siglo XIX ha sido testigo de la evolución en el tiempo de esta empresa familiar donde trabaja una decena de personas. Su producción para esta Navidad rozará los 100.000 kilos, si se cumplen las previsiones. «Somos una empresa con mucha solera, la única que sigue envolviendo a manto cada mantecado», subraya su gerente, María Teresa García. Tres generaciones han dedicado su esfuerzo, trabajo y talento a conseguir un producto «de mucha calidad» y «prestigio».

También en Laujar el mantecado tradicional se elabora en Dulce Andarax. Desde 1995, esta empresa laujareña consigue alcanzar cada Navidad una producción de 70.000 kilos de mantecados y roscos. La más reciente es Dulces Abuela María, una iniciativa empresarial que también ha conseguido hacerse un hueco en el sector.

La elaboración artesanal del mantecado tradicional es, por otra parte, un reclamo turístico más en la Alpujarra. Los visitantes ya no sólo se conforman con comprar este postre navideño, sino que quieren saber cómo se trabaja cada ingrediente. Las visitas de grupos son una constante ya hasta final de año. Ajeno a este bullicio y de forma paralela, los obradores siguen trabajando a pleno rendimiento en lo que podría considerarse 'la Estepa' de la provincia de Almería.

 

Fotos

Vídeos