Dalías arropa al Cristo de la Luz en su desfile en procesión

El Cristo de la Luz durante su procesión, ayer por la noche. /María Torres
El Cristo de la Luz durante su procesión, ayer por la noche. / María Torres

Sólo durante el recorrido se quemaron más de 2.000 kilos de explosivo

MARÍA TORRES DALÍAS

Con la mirada puesta en el cielo, el Cristo de la Luz desfiló ayer en procesión por las calles de Dalías. Puntual a su cita, como cada tercer domingo de septiembre, la sagrada imagen se asomó a la escalinata de la iglesia de Santa María de Ambrox para bendecir a sus fieles. Fue el inicio de un recorrido cargado de pólvora, fervor y tradición que atrae cada año a miles de personas en busca de su 'luz'.

Pasaban pocos minutos de las ocho y media de la tarde cuando los dalienses recibieron a su Cristo con los brazos levantados y ante un estruendo que a nadie dejó indiferente. Y fue sólo el principio. Después llegó el turno de las distintas peñas de Dalías: La Festivalera, Los Costaleros, La Petalá, El Perfume, La Luz, La Rosa, El Encuentro, El Cohete y Amigos de la Plaza. El tiempo concedió una tregua para que todas, sin excepción, pudieran rendir su singular homenaje al Cristo de la Luz en forma de cohete, perfume o pétalo.

Sólo durante el traslado en procesión de la talla se quemaron más de 2.000 kilos de explosivo. Un estallido de fe sin precedentes en la 'capital de la pólvora', una localidad de apenas 4.000 habitantes que llega a concentrar a 300.000 personas durante las fiestas en honor a su Cristo. Muchos son peregrinos que llegan a pie hasta este rincón de la provincia de Almería, enclavado entre las comarcas del Poniente y de la Alpujarra. Debido a las lluvias registradas, la A-358 se habilitó especialmente para el tránsito de peatones. Las ramblas quedaron inhabilitadas ante la alerta por lluvias.

Tradiciones

El día grande del Cristo de la Luz se vive con mucha intensidad. A lo largo de la jornada se sucedieron cinco misas en su honor y uno de los momentos más esperados de estas fiestas: la tradicional bajada desde su altar. Como es tradicional, el acto contó con la presencia de Bomberos del Poniente. Es el preludio a la cita más esperada, la procesión de la talla.

Arropado por la Agrupación Músico Cultural Daliense y por la banda Nuestro Padre Jesús Nazareno del Gran Poder de Granada, el Cristo de la Luz regresó a su templo roznado la media noche. Una año más, las luces se apagaron para despedir a la imagen y, bajo un manto de cohetes, 'amaneció' en Dalías.

 

Fotos

Vídeos