Fuente Victoria desempolva su Belén y se lo regala a los mayores de la residencia

Fuente Victoria desempolva su Belén y se lo regala a los mayores de la residencia

Lleva algo más de tres años acumulando polvo, repartido entre la iglesia de La Encarnación y la casa de Andrés Rubio, un «belenista» reconocido, como él mismo se define, amante de las costumbres de toda la vida e incansable en su intención de mantenerlas. El tradicional Belén de Fuente Victoria vuelve a ver la luz esta Navidad. Desde hace una semana, permanece expuesto en la residencia de mayores Moraima. Un regalo para los 30 ancianos que aquí se hospedan y un ‘gancho’ para atraer visitas que alivien la inevitable sensación de soledad en estas fechas tan señaladas.

La representación del Nacimiento de Jesucristo, que tradicionalmente se ha expuesto en la iglesia, está formada por 115 piezas que Fuente Victoria y sus vecinos han ido recopilando a lo largo de los años. Algunas de las escenas habituales están ambientadas en lugares concretos de este rincón de la Alpujarra. Especialmente llamativa es la maqueta de la Casa Consistorial y la vivienda en la que se crió y vivió durante 30 años el propio Andrés Rubio. Son piezas artesanales que conviven con figuras movibles, agua en movimiento y un sistema de iluminación que simula el día y la noche.

Encargado de coordinar del montaje del Nacimiento desde hace dos décadas, Andrés ha visto crecer este humilde Belén. «Empezamos montando sólo en Nacimiento en la iglesia y poco a poco hemos fuimos incorporando piezas, sistemas eléctricos para dar movimiento, luces más acordes, hasta crear un belén muy bonito que merece la pena visitar», reconoce. Andrés ha empleado tiempo y dinero en una recreación que ha ido ganando peso gracias a las aportaciones de los vecinos, de sorteos y rifas y de la colaboración de la parroquia. «El Belén no tiene propietario, es del pueblo», aclara.

Un gesto altruista

Después de varios años sin ser expuesto, el Belén de Fuente Victoria puede ser visitado en la Residencia de Mayores Moraima, donde Andrés trabaja como encargado de mantenimiento. La idea partió del propio Andrés y tanto el sacerdote como la dirección de la residencia aceptaron la sugerencia. Aquí permanece instalado después de un mes de intenso trabajo, siempre fuera de su horario laboral y echando mano de los domingos para poder terminar a tiempo. Ubicado en el número 1 de la calle Moraima de Fuente Victoria, las personas interesadas en conocer los detalles de este Belén en primera persona pueden hacerlo diez de la mañana a nueve de la noche.

 

Fotos

Vídeos