Fuente Victoria y Fondón toman las riendas del palacio del Rey Chico

Fuente Victoria y Fondón toman las riendas del palacio del Rey Chico

La entidad autónoma adquiere el inmueble por 90.000 euros y anuncia para septiembre el inicio urgente de las obras de rehabilitación

MARÍA TORRES FUENTE VICTORIA

Comienza una nueva etapa para la casa más distinguida de la provincia de Almería. La Casa Grande de Fuente Victoria, popularmente conocida como el palacio del Rey Chico, es de titularidad municipal desde esta semana. El inmueble, levantado en el siglo XVIII, ha sido adquirido a golpe de talonario por el ayuntamiento de la entidad autónoma. Siempre respaldado por el consistorio al que pertenece, Fondón, asumirá con carácter de urgencia su rehabilitación.

Los primeros trabajos de desescombro comenzarán en septiembre. Costarán alrededor de 60.000 euros y serán sufragados por sendos ayuntamientos gracias a una subvención recibida por parte de la Diputación de Almería. Así lo ha anunciado a IDEAL el alcalde de Fuente Victoria, José Ramón Rubio, tras la firma del contrato de compra venta alcanzado con la familia Hita, propietaria del inmueble durante los últimos 60 años.

Con la rúbrica de la escritura, se ha puesto fin a un largo proceso de negociación. «Estamos muy contentos porque llevábamos mucho tiempo detrás de esto y al final lo hemos conseguido», ha reconocido Rubio. Fuente Victoria ha pagado 90.000 euros por la Casa Grande, una cantidad procedente de la venta de doce casas de propiedad municipal. «El Ayuntamiento recupera patrimonio sin perder dinero y considero que se ha llegado a una acuerdo que beneficia a todas las partes», ha declarado Francisco Álvarez, alcalde fondonero, satisfecho por un resultado en el que ha ejercido de intermediario.

El propietario

Álvarez Aguilera coincide con Fernando Hita, propietario de la vivienda. «Para nosotros esta vivienda era un cargo, demasiado grande e imposible de mantener y ahora que está en manos públicas podrá rehabilitarse», ha afirmado «entre la nostalgia y la alegría» tras la firma de la operación. Hita compartió esta casa con otras cuatro familias y sus vivencias en este inmueble privilegiado de la Alpujarra de Almería son infinitas: «Aquí viví desde los ocho años hasta que me casé».

Aunque no se descarta su venta a corto plazo, la familia Hita mantiene en propiedad el jardín. «El jardín estaba incluido en la propuesta de compra formulada por el Ayuntamiento de Fuente Victoria, pero la familia ha preferido esperar y no quiere desprenderse», ha explicado al respecto Ana Castillo, teniente de alcalde. Consciente de que ofrece «muchas posibilidades» a Fuente Victoria por ser un espacio no edificable, su futuro está por concretar. También lo está la propia vivienda, que podría ser un museo o un lugar para el «hospedaje».

Ubicada en el número 15 de la calle Real, destaca por sus 3.000 metros cuadrados de extensión y por la torre homenaje que preside su fachada, símbolo del poder económico de la familia Palomares, que la mandó construir en 1742. Aunque no se ha podido confirmar, se dice que la Casa Grande de Fuente Victoria fue el último refugio del rey Boabdil. En cualquier caso, es un ejemplo «único» en Almería de la arquitectura señorial del siglo XVIII. «Es una alegría que esta vivienda pase a ser pública y sea así más fácil su recuperación», ha dicho al respecto el historiador Joaquín Gaona, muy ligado profesional y personalmente al palacio del Rey Chico.

Anécdotas

La firma de la escritura del palacio del Rey Chico de Fuente Victoria, que tuvo lugar el pasado miércoles en el Ayuntamiento ante notario, sirvió para reunir a sus 200 vecinos y celebrar juntos una jornada «histórica». Los más mayores han sido testigos de la vida cotidiana en esta destacada vivienda. «Yo venía todos los sábados a arreglarme el pelo en la peluquería que había en la primera planta», recuerda una vecina. «Yo venía a comprar verdura a lo de María, que aún vive y se la conoce en el pueblo como 'María la de la Casa Grande'», añade otra. «Mi padre salió de esta casa para casarse», apunta otro. Todos, sin excepción, aplauden la iniciativa del Consistorio de hacerse con la propiedad del inmueble para rehabilitarlo y convertirlo en un pulmón cultural y turístico de la Alpujarra de Almería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos