Laujar de Andarax y Filipinas acortan distancias

Laujar de Andarax y Filipinas acortan distancias

MARÍA TORRESLAUJAR

Durante esta semana, en Filipinas se habla de Laujar de Andarax. Es el pueblo natal de Pedro Murillo Velarde, el historiador y cartógrafo que dibujó el primer mapa del país insular, la columna vertebral de un territorio dividido en más de 7.000 islas. El documento, datado en el siglo XVIII, es protagonista en el Congreso Internacional sobre Cartografía, Comunicación Intercultural y Globalización que se celebra actualmente en Manila.

A la cita ha acudido la alcaldesa de Laujar, Almudena Morales, acompañada por Agustín Cabrera, teniente de alcalde, y los historiadores Valeriano Sánchez y Carlos Villoria. Al son de pasodobles y del himno español, la comitiva española ha sido recibida con todos los honores por parte el alcalde de Manila y ex Presidente de Filipinas, Joseph Estrada. El máximo representante institucional de esta localidad, poblada por casi 20 millones de habitantes, ha hecho entrega a Morales de la llave de la ciudad. «Es un intercambio de experiencias y apertura de puente de negocios, turismo y economía con Asia, hablando de Laujar en una de las ciudades más pobladas del mundo», ha declarado al respecto la alcaldesa, que también ha ampliado contactos con el Instituto Cervantes en Filipinas.

Nacido en Laujar en 1696, Murillo Velarde es un héroe en este país del Sudeste Asiático. Desde el Departamento de Historia del IEA, Carlos Villoria, se ha puesto de relieve la figura del jesuita laujareño: «Murillo Velarde es un héroe filipino. Fue el personaje más importante del siglo XVIII. Escribió un libro de historia en 10 volúmenes, jurista reconocido, poeta, historiador y cartógrafo que en 1734 dibujó un mapa de Filipinas por encargo del rey que se ha utilizado, incluso en épocas contemporáneas, para dirimir la pertenencia de muchas de sus pequeñas islas». Sin embargo, en su localidad natal es un gran desconocido.

Divulgar su obra

Consciente de su valía como historiador, cartógrafo y poeta, el Ayuntamiento de Laujar se ha propuesto dar a conocer el legado de Murillo Velarde entre sus vecinos. De momento, se ha decidido dedicar a su memoria una de las plantas de la Casa Palaciega de Laujar, actualmente en proceso de rehabilitación con fondos provinciales. «Murillo Velarde tendrá un espacio en el que los almerienses podrán conocer su vida y su obra entre la que destaca el primer mapa de Filipinas en el que dibujó, una a una, las más de 7.000 islas que conforman el país», ha destacado Morales. Además, ha anunciado que se está tramitando el hermanamiento entre Antípolo y Laujar, dos ciudades en las que el jesuita vivió y desarrolló parte de su labor. Murillo Velarde murió en 1753 en El Puerto de Santa María, cuando regresaba a Filipinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos