El pasado se hace presente en Padules

Escenificación de la Paz de las Alpujarras, uno de los actos más destacados del fin de semana en el municipio de Padules. / MARÍA TORRES

La localidad, de apenas 400 habitantes, se llena de gente y de ambiente para evocar uno de los acontecimientos más importantes de la historia de España. Sus vecinos recrean la Paz de las Alpujarras en una puesta en escena marcada por la rigurosidad histórica

MARÍA TORRESPADULES

Mayo de 1570. La localidad alpujarreña de Padules se convierte en testigo de excepción de uno de los acontecimientos más importantes de la historia de España: la rendición de los moriscos ante los cristianos y el punto final a una cruenta guerra iniciada tres años atrás. Se le conoce como la Paz de las Alpujarras y hoy, gracias al exquisito rigor histórico de sus vecinos, regresa al presente.

Durante dos días, la historia se palpa en cada rincón de la localidad. Los padulenses recrean la vida cotidiana del siglo XVI caracterizados de soldados, nobles y plebeyos. Los detalles son relevantes y desde el botón de sus chaquetas hasta el calzado que utilizan responden a los patronajes de la época. Asesorados por el historiador y sastre Francisco Martínez, entre otros, ningún elemento se deja al azar. El armamento que se entregó entonces para simbolizar la paz también está presente en esta recreación histórica, única en la provincia de Almería, que cumple rigurosamente con lo escrito por los cronistas de la época. La Paz de las Alpujarras, además, se saborea en Padules con carnes y guisos tradicionales y se escucha al son de los acordes de la música renacentista. Hasta la forma de quitarse el sombrero para saludar en la corte se corresponde con las reglas de etiqueta de la Casa de Austria.

Reclamo turístico

Durante todo el fin de semana, Padules ha sido un ir y venir constante de vecinos y visitantes. Sus calles se han llegado de gente y de ambiente. El acto más destacado de la programación tuvo lugar el sábado por la tarde con la puesta en escena de la Paz de las Alpujarras. Un año más, y van seis, se escenificó el encuentro entre don Juan de Austria, en representación de su hermano don Felipe II, rey de España , y el general Hernando El Habaquí, interlocutor de Muley Abdallah Abén Aboo, para poner fin a tres años de guerra. En esta sexta edición, las escaramuzas y los ajusticiamientos se han representado en el campamento general como una muestra más del día a día en el municipio de Padules hace más de 450 años.

Alrededor de 200 vecinos se han volcado con esta puesta en escena. Es el resultado de un año de trabajo compartido, confeccionando trajes y ensayando cada desfile. A la cita también han acudido alrededor de 80 recreadores nacionales e internacionales, que se suman a la gran fiesta de la historia en Padules. «Es un orgullo conocer nuestra historia, saber que tuvimos un papel importante en la historia de España y ver la evolución en el tiempo de una recreación que partió de cero hace seis años y que hoy está consolidada», ha reconocido a IDEAL Antonio Gutiérrez, que en esta edición no ha vestido de noble sino de soldado raso. Satisfechos, los padulenses ya piensan en regresar de nuevo al pasado para hacerlo presente.

Temas

Padules

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos