Clásicos Populares (IV): Hotel Abdera

Clásicos Populares (IV): Hotel Abdera

Paco Cuenca, escritor y colaborador de IDEAL, recuerda un edificio simbólico en la localidad abderitana

ADRA

En esta ocasión no voy a escribir sobre ninguna persona, pero sí sobre algo que influyó y marcó la vida de muchas personas de nuestra querida Adra en la segunda mitad del siglo pasado. Me refiero como bien dice el título al desgraciadamente desaparecido «Hotel Abdera». Corría del año 1959 cuando un visionario como Ramón Pérez Galdeano pensó en abrir un establecimiento hotelero en Adra, que solo contaba con algunas pensiones. Y lo hizo a lo grande, pues el establecimiento que abrió albergaba el único hotel de dos estrellas de toda la zona. Su apertura fue todo un acontecimiento y se inauguró el 15 de febrero de 1959. Contaba con una cafetería de lujo, unas habitaciones muy bien equipadas para la época, y otros servicios dignos de los mejores establecimientos. Su comedor de la primera planta no tenía nada que envidiar a algunos de las grandes capitales. Hay que situarse en aquellos años, y pensar cómo eran las comunicaciones y los vehículos y lo que costaba llegar a este olvidado rincón de la costa almeriense. A pesar de ello, el Hotel Abdera llenaba sus instalaciones con clientes que venían de toda España, y por supuesto, del extranjero. Aún hoy algunos empleados de la época pueden dar fe de ello, como Paco Coines, Paco Lupiáñez, y muchos miembros de la familia Pérez a los cuales me siento muy unido, así como cientos de los clientes de su cafetería.

Pero quizás, por lo que más recuerden los abderitanos al «Hotel» será por los bailes que se organizaban en lo que era el garaje y posterior discoteca. Varias generaciones hemos vivido los domingos, las navidades, y la feria del «Hotel» como algo único. Era uno de los pocos sitios dónde se podía escuchar música en directo, y por el «Hotel» pasaron los mejores grupos de la provincia gracias al promotor Joaquín de la Muela; grupos como Teddy Boys, Rockyng Blues más tarde Amarillo, y tantos otros así como también la actuación de grupos famosos a nivel nacional como Los Diablos. Es difícil olvidar cuando la pista de baile del «Hotel» quedaba semioscura y eso indicaba que comenzaban a sonar «las lentas». Muchas parejas de hoy en día comenzaron su relación y sus primeros escarceos bailando en la pista del Hotel Abdera.

Durante más de cuatro décadas cualquier acontecimiento a nivel familiar o social que se preciara se desarrolló en sus instalaciones; famosas eran las bodas que allí se celebraban y las comidas institucionales en su comedor. Con el paso de los años el establecimiento empezó a venir a menos por muy diversos motivos y pasó de ser Hotel a Hostal, y ello hizo que se resintiera en su ocupación y poco a poco sus instalaciones fueron quedando obsoletas. Y debido a la especulación urbanística, el final de este edificio tan señero se veía venir. Fue derribado a principios del siglo XXI, pero nos queda momentos imborrables en el recuerdo. Sirva, a modo de anécdota, que unos recién casados que se dirigían a Granada de viaje de novios desde Murcia hicieron noche en el Hotel Abdera y desde ese día hasta las fechas siguen unidos a nuestro pueblo dónde siguen veraneando y cultivando amistades de muchos años. De eso hace ya más de 50 años.

Seguramente, muchos de los lectores echen en falta algo que no haya citado, y es que para cada persona habrá recuerdos que perdurarán para siempre en su memoria. Entre los muros de aquel gran edificio verde se habrán producido miles de anécdotas, algunas alegres, otras no tanto, pero que tienen como nexo en común el «Hotel Abdera».

Temas

Adra

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos