Borrar
«Los abuelos tienen que poner límites para no ser manipulados»

«Los abuelos tienen que poner límites para no ser manipulados»

Elisabet Ruiz, psicóloga infantil, imparte una charla enfocada a mejorar la crianza de los nietos y resolver los conflictos del día a día

María Torrres

Adra

Domingo, 14 de abril 2024, 22:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se han convertido en una piedra angular en el engranaje para conciliar trabajo y familia: los abuelos. Muchos de ellos, no todos, han renunciado a su apacible jubilación para asumir la crianza de niños y adolescentes 'a jornada completa' o 'parcial'. Una obligación cotidiana que genera un choque generacional evidente y una nube de dudas en la forma de afrontar la educación de sus nietos. Para intentar resolverlas, Adra ha incluido una sesión específica sobre este asunto en su Escuela de Familia. Ha corrido a cargo de la psicóloga infantil Elisabet Ruiz, que atiende a IDEAL para profundizar en esta realidad.

– 'Mi nieto no me escucha' es el nombre del taller impartido. ¿Por qué es tan necesario abordar este asunto?

–Es la primera vez que se incorpora este asunto a Escuela de Familia. A nuestras charlas vienen habitualmente personas mayores, quizá porque tienen más tiempo, y me trasladan sus dudas e inquietudes. De ahí que propusiera incluirlo. En Adra, como en otros muchos sitios, se recurre a los abuelos como recurso para conciliar y la educación ha cambiado mucho. Si antes se basaba en gritos, castigos o líneas muy marcadas, ahora se apuesta por una disciplina más positiva basada en límites consensuados, en la que dejamos hablar a los niños y en estructuras.

–¿Qué aporta a los niños el tiempo que comparten con sus abuelos?

–Se establece un vínculo importante de transmisión de valores. Los mayores son personas que no tienen prisa y el vínculo afectivo entre generaciones se refuerza. Ellos aportan paciencia, apoyo y se convierten en mediadores entre padres e hijos en algunos casos.

–¿Y qué aporta a los mayores cuidar a sus nietos?

–Combate la soledad. Hay estadísticas que demuestran que aumentan los niveles de oxitocina, que libera la hormona del amor y desinhibe los síntomas más depresivos o de apatía. A los abuelos les brillan los ojos cuando están con sus nietos. Además, obtienen la oportunidad de reparar el daño o sanar la educación de los hijos. Ellos ejercieron una crianza más autoritaria. A lo largo del tiempo, se ha producido una evolución psicológica que pone en práctica otros métodos de crianza.

–¿Cuáles son las «pautas o estrategias» que aconseja en la relación entre abuelos y nietos?

–Los abuelos tienen que consentir, pero también tienen que poner límites. Tienen que aceptar la importancia de establecer unos horarios y unos hábitos, ya sea para estudiar o para ver la televisión. Yo recomiendo elaborar un horario disciplinado sobre cómo va a transcurrir la tarde para evitar rabietas o caprichos provocados por el 'quiero esto y lo quiero ahora'. Aunque sean abuelos, deben ser firmes, fomentar una alimentación saludable y una comunicación. Eso sí, lo que se diga hay que cumplirlo. De lo contrario, el abuelo pierde autoridad y el niño nos manipula. Sabe que conseguirá lo que quiere si insiste. La respuesta es: 'Te digo 'no' porque te quiero'.

–¿Qué otras claves se deben tener en cuenta?

–El respeto por la educación que marcan los padres, por un lado. Los niños son sus nietos, no sus hijos. Por otro, no olvidar la importancia de cuidarse para cuidar. Hay abuelos que son esclavos de los nietos hasta el punto de olvidarse de sí mismos. Deben salir, pasear, hacer cosas que les distraigan y, cuando están cansados, saber decir 'no'. La respuesta, en este caso, es: 'Hoy no puedo, esta tarde es para mi'. Cuando la relación con los nietos se reduce a una visita a la semana, puntualmente, recomiendo que jueguen con sus nietos o intercambien canciones tradicionales y no se limiten a darle simplemente cinco euros. La relación, así, se deteriora.

–El uso y abuso de las pantallas se ha convertido en un problema en cualquier hogar. ¿Cómo se afronta cuando son los abuelos quienes marcan los límites?

–El horario de usar la pantalla debe estar recogido en el calendario que he mencionado anteriormente y no hay que abusar. Un niño necesita saltar, estar al aire libre, ir al parque... En una localidad como Adra, con vega y buena temperatura, no se aconseja poner al niño frente a una pantalla como recurso cuando no sabemos qué hacer con él. Se abusa de las pantallas y los abuelos desconocen el riesgo real que esto entraña.

–¿Hasta qué punto es importante orientar a los abuelos en la educación de sus nietos?

–El papel de los abuelos en la sociedad actual es fundamental y la educación ha cambiado de forma sustancial. Hemos pasado de una educación más autoritaria a una educación democrática, alejada de imposiciones, y por este motivo es importante la comunicación y la opinión del niño. Si la sociedad cambia y la educación también, los abuelos se sienten estancados. Cuando se impone, el niño se rebela. Es muy importante negociar con el niño, como si fuera uno más, y que pueda tomar sus propias decisiones.

–Escuela de Familia, impulsada por el Ayuntamiento de Adra, está formada por 16 sesiones de distintas temáticas. ¿Cómo están respondiendo las familias a esta iniciativa ?

–En concreto, en esta charla dirigida a los abuelos, solo quedaron tres asientos libres. Cada vez hay más personas interesadas en mejorar la relación con sus hijos y el ambiente familiar. Además, la gente toma nota y lo lleva a la práctica. Es interesante conocer los resultados. Yo insisto en la negociación. La crianza es cosa de todos, todos los miembros de la familia -padres, abuelos, tíos, primos- influyen en el niño y es importante que todos sigan la misma línea.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios