Procesión de San Marcos. /m. torres

Procesión de San Marcos. / m. torres

Adra se echa la calle para reencontrarse con San Marcos

El patrón de los agricultores vuelve a celebrar su día grande, después de dos años de obligado recogimiento

MARÍA TORRES ADRA

Este año no se ha quedado en casa. San Marcos rebasó ayer las puertas de la parroquia de Adra para celebrar su día grande. El patrón de los agricultores desfiló por las calles de la localidad como lo viene haciendo desde hace más de 250 años. Primero, en procesión por el casco antiguo y, después, en romería por la vega abderitana. Miles de vecinos acudieron al reencuentro con la sagrada imagen, después de dos años de obligado recogimiento.

Como cada 25 de abril, los jinetes engalanaron sus caballos, se repartieron rosquillas, los trajes de flamenca salieron de los armarios y los abderitanos vitorearon a San Marcos con más ilusión que nunca. Han tenido que aguardar pacientemente para poder hacerlo debido a una pandemia que cortó en seco tradiciones tras arraigadas como esta.

Sobre las diez de la mañana, el patrón de los agricultores inició su recorrido por la estación. La banda de tambores y cornetas Sagrado Corazón de Adra encabezó la comitiva. Tras la agrupación, miles de vecinos, responsables del resto de hermandades y autoridades. Antonio Serrano realizó su primer recorrido en procesión como hermano mayor de la Hermandad de San Marcos. A su lado, el párroco de Adra, José María Sánchez, y la pregonera de este año, Elisa Fernández. El alcalde de Adra, Manuel Cortés, también integró la comitiva y lo hizo acompaño por la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible, la abderitana Carmen Crespo, y por la inspectora jefe de la Policía Local, María Trinidad Pérez. Los encargados de cerrar el desfile, los caballos, iconos de esta fiestas declarada de Interés Turístico Andaluz.

Terminada la procesión por el casco histórico, la devoción dejó paso al bullicio y a la algarabía en la tradicional romería de San Marcos. El santo recorrió la vega para bendecir las cosechas de los agricultores abderitanos y finalizó su desfile a las puertas de la ermita de San Sebastián, con petardos y vítores en su honor, en uno de los momentos más emotivos para los 'sanmarqueros'. ¡Viva San Marcos!

Aunque ayer se celebró el día grande de San Marcos, las fiestas en su honor continúan hasta el 3 de mayo. Son días de recorrer la estación, de realizar promesas y de tomar buñuelos con chocolate. La festividad se remonta al siglo XVIII, cuando el primer alcalde mayor de Adra, Cristóbal Robles y Barrio, donó una imagen de San Marcos a la Parroquia. San Marcos fue adoptado como santo protector de los agricultores abderitanos, que han sabido mantener intacta la esencia de la festividad hasta hoy.