Alrededor de 1.500 kilos de basura, fuera del mar

Alrededor de 1.500 kilos de basura, fuera del mar

Alrededor de 50 personas participan en una limpieza voluntaria del fondo marino y de la playa de San Nicolás

M. TORRESADRA

han servido para tomar conciencia de un problema real y dar ejemplo de una actitud comprometida con el medio que nos rodea. Alrededor de 50 personas respondieron a la llamada del Ayuntamiento para limpiar el fondo marino de forma desinteresada. Unas se lanzaron al mar, otras rastrearon la playa y juntas lograron recopilar 1.500 kilos de basura. Una cifra que, no sólo avergüenza, sino que pone en evidencia la necesidad de actuar.

Según Promar, Asociación para la Defensa de la Fauna Marina, se contabilizaron aproximadamente unos 20 kilos de cartón, un millar de colillas, casi 120 latas de bebidas, 500 botellas y otro centenar de piezas de vidrio, medio centenar de bolsas de plástico y más de 50 unidades de residuos higiénico-sanitarios. Además de prendas de ropa, los voluntarios recopilaron envases de todo tipo, principalmente de productos de limpieza, cosméticos, de alimentos, entre otros. La basura fue clasificada en distintos contenedores.

Los trabajos de limpieza arrancaron a las ocho y media de la mañana del domingo en la playa de San Nicolás. La iniciativa cita contó con la ayuda del club de buceo Calahonda, Promar, el club de actividades y deportes de aventura 'Adraventura', Buceo Crised, el club de actividades subacuáticas La Espera y el club deportivo Abdera Fenicia.

Un gesto «que no cuesta»

La actuación, convocada por el Ayuntamiento, resultó «productiva» en términos generales. Se enmarca en el programa 'Mares Limpios' y en la iniciativa 'Cambia la Marea de Plástico' de la ONU. Presente en las labores de limpieza, el alcalde, Manuel Cortés, hizo un llamamiento a la concienciación. «Pido que se usen los contenedores de reciclaje, que es un gesto que no cuesta nada y que poniendo todos de nuestra parte podremos disfrutar de una Adra más limpia y más respetuosa con el medio ambiente y con los demás seres vivos que la habitan, incluidas las especies que se desarrollan en el fondo de nuestra costa», dijo. «La manera de ayudar a nuestra biodiversidad marina a sobrevivir es liberándola de toda esa basura que se instala en lo más profundo de nuestros mares y océanos», concluyó.