Borrar
La aventura empresarial de los hermanos Cebrián
ADRA

La aventura empresarial de los hermanos Cebrián

JÓVENES EMPRENDEDORES ·

Se desligaron de la docencia para invertir sus ahorros en su propio negocio, acaban de abrir un segundo 'súper' y hoy sostienen una plantilla de 16 empleados

María Torres

Adra

Sábado, 18 de marzo 2023, 23:05

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Francisco tiene 30 años y Daniel 26. Ambos se apellidan Cebrián Ojeda y son hermanos. Hace tres años, poco antes del primer estado de alarma provocado por el coronavirus, decidieron invertir sus ahorros en el sector de la alimentación y abrieron un supermercado en su Adra natal. Su olfato empresarial les indicó, entonces, que era el camino correcto para poder vivir de su propio negocio. «La comida no se compra por internet», pensaron para definir la inversión. Esta semana han abierto su segundo 'súper' en Adra y actualmente sostienen una plantilla formada por 16 trabajadores.

Aunque su formación académica está ligada a la enseñanza, estos jóvenes decidieron cambiar de rumbo. Tras unas oposiciones truncadas, buscaron un puesto de trabajo que les permitiera ahorrar para emprender. Sopesaron invertir en distintos sectores, midieron riesgos y oportunidades y finalmente se decantaron por el sector terciario. «Fuimos ahorrando poco a poco para poder montar nuestro propio negocio. La alimentación es un bien básico de primera necesidad. Todo el mundo tiene que comer todos los días. Coincidió, además, con el cierre de un supermercado muy conocido en la calle principal de Adra y vimos que, sin competencia en la zona, había una oportunidad de negocio», explican a este periódico.

Así fue como, en el número 40 de la calle Natalio Rivas de Adra, abrió sus puertas el supermercado Spar Express. Fue el 3 de junio de 2020. La pandemia les obligó a alterar los tiempos, pero no truncó sus expectativas empresariales. «Afortunadamente fuimos de los pocos establecimientos que no tuvieron que cerrar», celebra hoy. El supermercado abre al público de lunes a domingo, festivos incluidos, y da trabajo a siete personas. Además de productos frescos, se atienden pedidos a domicilio. «Lo que nos distingue es la calidad de nuestros productos y el servicio. La relación calidad precio es inmejorable», garantizan.

Expansión

La primera experiencia empresarial de los hermanos Cebrián no ha podido ser más satisfactoria. El pasado miércoles, de la mano de la misma cadena, abrían su segundo supermercado en el número 3 de Carretera de Almería. Serán ocho personas en plantilla. «El lunes se incorpora el último», comentan, satisfechos de poder generar oportunidades de empleo en el pueblo que los ha visto crecer. No descartan abrir un tercer establecimiento, también en su localidad. «El sitio no lo podemos decir, que nos roban la idea», señalan ilusionados, comprometidos en seguir creciendo día a día a base de esfuerzo, organización y trabajo.

El alcalde de Adra, Manuel Cortés, quiso acompañar a Francisco y a Daniel Cebrián en la inauguración de su segundo supermercado en el municipio. Cortés celebró el «empuje emprendedor» de estos dos jóvenes abderitanos y les deseó «suerte en esta nueva etapa de expansión». «Desde este equipo de gobierno seguimos trabajando para mantener esta tendencia de dinamismo económico, haciendo que Adra sea atractiva para la llegada de nuevos negocios, que mejoren la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas y supongan un espaldarazo al empleo», dijo.

Las claves

Francisco y Daniel aprendieron de sus padres la importancia de ganarse la vida por uno mismo. Su padre estuvo al frente de un negocio de fruta y verdura durante buena parte de su vida. Jóvenes y sobradamente preparados, lamentan la «falta de sacrificio» que observan en la juventud. Preguntados por los 'ingredientes' necesarios para emprender, lo tienen claro: «Lo primero es tener una buena formación. Hay que estar al día, sobre todo, en lo relativo a la legislación vigente. También hay que ahorrar para poder invertir y, por último, es indispensable tener muchas ganas de trabajar».

Ambos recuerdan aquellos primeros meses en los que «trabajábamos de nueve de la mañana a once de la noche» para controlar que todo fuese bien. A tenor de los resultados, lo consiguieron.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios