La bajada de precios en la Piscina de Adra sale adelante sin unanimidad plenaria

La bajada de precios en la Piscina de Adra sale adelante sin unanimidad plenaria

PSOE y Plataforma se abstienen y Esther Gómez vota en contra de reducir la cuota un 15 por ciento, principalmente, por la «mala gestión» desarrollada por el PP

MARÍA TORRES ADRA

Cuarenta y cinco minutos duró el debate plenario sobre las nuevas tarifas de la Piscina Municipal de Adra. A pesar del recorte del 15 por ciento y de las nuevas opciones para familias numerosas, desempleados o personas con diversidad funcional, el punto salió adelante gracias a los votos del PP y de Ciudadanos. PSOE y Plataforma optaron por la abstención y la concejala Esther Gómez votó en contra. Todos los ediles de la oposición, sin excepción, aprovecharon el punto para criticar por enésima vez la gestión realizada por los populares en este asunto.

La primera en tomar la palabra fue la portavoz socialista, Teresa Piqueras, que cifró en más de dos millones de euros el resultado de una sucesión de errores por parte del PP. Desde el cambio de las calderas hasta la liquidación del contrato con el empresario, pasando por el gasto en combustible, la falta de mantenimiento o el retraso en la reforma, prevista para julio e iniciada en octubre, así como la decisión «unilateral» de establecer el acceso gratuito durante este periodo. Muy crítica también con las convocatorias de la mesa de trabajo «cuando les ha interesado», Piqueras anunció que su grupo se abstendría. «El resultado ha sido un gasto desorbitado para el servicio que se presta a los vecinos, que al final son los que pagan».

Por su parte Plataforma Ciudadana Abderitana, que recordó que sigue apostando por un servicio «totalmente público», sí aplaudió los precios establecidos, aunque con matices: «No se ha retirado la cuota de inscripción, que para nosotros es obsoleta». Su portavoz, Francis F. Guardia, aprovechó también para criticar al PP en la gestión realizada en la instalación, que ha sido adjudicada a la empresa Clece. «Debería avergonzarse y pedir perdón por el gasto que se está haciendo en la piscina, fruto de la falta de mantenimiento. La instalación se ha deteriorado de forma exagerada», lamentó, al tiempo que pidió respuesta sobre algunos defectos que aún persisten relativos a la climatización y al suelo de la sala de máquinas. Pataforma también se abstuvo.

Más críticas

Pedro Peña, portavoz de Ciudadanos, lanzó una «reflexión»: «Apoyamos el sistema de gestión mixto para garantizar el servicio y los puestos de trabajo, pero no compartimos su puesta en marcha». Al respecto, denunció el retraso en las obras, algunas «decisiones desafortunadas» y el gasto fijo anual que, según sus datos, es de 535.000 euros. «La piscina nos cuesta 45.000 euros al mes, 1.500 euros al día, esté abierta o cerrada», expuso. En cuanto a las nuevas tarifas, el edil de la formación naranja pidió «agilidad». «Se puede dar un servicio satisfactorio a cambio de un precio razonable», concluyó. Cs votó a favor.

Por último, la concejala Esther Gómez volvió a reprochar al equipo de gobierno la «privatización» del servicio y reprochó al resto de la oposición «no haberlo frenado». «La mala gestión queda de nuevo patente y esto cuesta dinero a los abderitanos», dijo. Gómez votó en contra.

La defensa

Tomó la palabra, entonces, la edil de responsable, Alicia Heras, para lamentar que el asunto se haya «politizado» y aclarar que «donde unos ven mala gestión, otros vemos inversión». Defendió el acceso gratuito durante el transcurso de las obras por el bien de los vecinos y criticó la ausencia de respuesta , en algunos casos, cuando ha tomado la iniciativa de convocar la mesa de trabajo con el resto de los grupos políticos.

Heras informó de que se revisará la climatización y que se renovará «parte» del suelo de la sala de máquinas. También defendió los precios públicos, que persiguen aumentar el número de abonados, y se comprometió a darle agilidad para su entrada en vigor. «Hemos apostado por lo mejor», sentenció durante su intervención en la sesión plenaria del pasado jueves.

El alcalde, sentencia

El alcalde de Adra, Manuel Cortés, ha acusado a la oposición de «hacer números alegremente y de forma incongruente». Durante su intervención, el primer edil defendió la apertura al público de la instalación durante la reforma que se está acometiendo, tal y como pidieron empleados y usuarios, y atribuyó a este hecho la demora en el tiempo de los trabajos.

El Ayuntamiento de Adra, tras la adjudicación a Clece de parte del servicio, pagará 394.000 euros al año por mantener abierta al público la piscina. Una cantidad que, multiplicada por los 10 años que lleva abierta más el correspondiente IVA, roza los cinco millones de euros. «A este Ayuntamiento le ha costado 1,5 millones de euros mantener la piscina abierta durante 10 años, mucho menos, y esa es la 'mala gestión' económica de la que hablan. Se han ahorrado tres millones y medio», ironizó refiriéndose a los grupos de la oposición. En la misma línea, defendió el cambio de calderas, la reforma que se está acometiendo e insistió: «Es inversión, no gasto».

Por último, acusó a Teresa Piqueras, portavoz socialista, de tener «mala intención» al apostillar que «un socio del despacho del alcalde» defendió al Ayuntamiento en uno de los juicios derivados y matizó sus insinuaciones. Fuera de su turno de palabra, Piqueras criticó al alcalde por haberla «insultado». «Modérese aunque sea para dirigirse a mí», replicó la socialista en el debate del siguiente punto.