Dos cabras montesas en la ciudad milenaria