El Consistorio sanciona a la CNT por dibujar un mural sin autorización

El sindicato alega que el edificio es propiedad del Ministerio de Trabajo y el Ayuntamiento alude a la normativa vigente para justificar su decisión

M. TORRES ADRA

Un mural conmemorativo del Día Internacional de la Mujer ha sembrado de nuevo la polémica entre la CNT y el Ayuntamiento de Adra. La central anarcosindicalista reivindica la libertad de expresión en la fachada de su sede, propiedad del Ministerio de Trabajo, mientras que el consistorio abderitano alude a la ordenanza sobre convivencia ciudadana en vigor para basar el expediente sancionador presentado.

La normativa establece la obligatoriedad de pedir autorización expresa al Ayuntamiento cuando se trate de grafitis, pintadas u otras expresiones artísticas en la vía pública, aunque se plasmen en una propiedad privada. «La normativa está para cumplirla», dijo el alcalde, Manuel Cortés, a la pregunta planteada al respecto por la edil socialista Eva Quintana.

Para la CNT, sin embargo, se trata de un «pretexto» que resulta «surrealista, peregrino e intolerable». «Es un ejemplo de utilización torticera de la Ordenanza Municipal de Convivencia Ciudadana con el fin de sancionar la labor de la CNT», afirmaron. A su juicio, este hecho supone un «menoscabo de la libertad sindical y de la libertad de expresión». «Desde ya, la CNT trabaja con su asesoría jurídica para el archivo de este expediente que esperamos que sea producto de un lapsus puntual y no el síntoma de un viraje hacia posiciones más conservadoras respecto a todo lo relacionado con la lucha del feminismo por una sociedad más igualitaria entre hombres y mujeres así, como de las reivindicaciones específicas de las mujeres en el ámbito laboral», advirtieron.

Temas

Adra