Un efectivo de la Guardia Civil en mitad de una plantación indoor de marihuana. / Guardia Civil

Detenida una pareja en Adra por mantener un cultivo de marihuana de casi 400 plantas en su domicilio

Los detenidos convivían con un bebé de pocos meses, cuyo cuidado se garantizará mediante la actuación de la fiscalía de menores y los servicios de asuntos sociales

EP

En una reciente operación finalizada por personal de la Guardia Civil de la comandancia de Almería, se detiene a dos personas en la localidad de Adra por alojar en su domicilio un cultivo de marihuana. Se han intervenido 387 plantas de marihuana, 1200 euros en efectivo y los aparatos eléctricos y el material necesario para maximizar el rendimiento del cultivo.

A los detenidos se les acusa de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico. Esta actuación se enmarca en el ámbito de las actuaciones que realiza la Guardia Civil contra el cultivo, venta y distribución de sustancias estupefacientes.

La investigación se inicia cuando los agentes localizan una vivienda de la que emana el característico olor a los cultivos de marihuana y los aparatos de climatización funcionando de forma permanente.

En el dispositivo de discretas vigilancias que se diseña para identificar a los responsables de la plantación los agentes descubren que en la vivienda sólo vive una pareja con un bebé de pocos meses.

Intervención

Tras la autorización de la autorización judicial se realiza la inspección de la vivienda, en la que personal de la Guardia Civil que el cultivo de marihuana ocupa gran parte de la vivienda, interviniendo 387 plantas de marihuana, 1200 euros en efectivo y los aparatos eléctricos y el material necesario para maximizar el rendimiento del cultivo.

Los agentes proceden a la detención de los responsables del cultivo que conviven con el mismo con un bebé de pocos meses. Las plantas intervenidas estaban en la fase final de la producción, a pocas semanas de su secado y salida al mercado.

Los agentes neutralizan un enganche ilegal a la red eléctrica que alimentaba el cultivo, suponiendo un riesgo real de provocar un incendio por el consumo tan elevado de energía.

Se realizan las actuaciones oportunas para garantizar el cuidado del bebé coordinando la actuación con fiscalía de menores y los servicios de asuntos sociales.

En este tipo de actuaciones, dada la vertiente social de la problemática de los cultivos de marihuana indoor, es fundamental la colaboración ciudadana para evitar las molestias y sobre todo evitar el riesgo de incendio que suponen las complejas instalaciones de marihuana de este tipo.