María Trinidad Pérez con el párroco de Adra, José María Sánchez, y el hermano mayor, Moisés Linares. / r.i.

Emoción contenida en el pregón de la inspectora jefe de la Policía Local

La hermandad de los patronos comienza el programa de culto con el pregón y continúa mañana con la ofrenda floral a la Virgen del Mar

M. TORRES ADRA

La iglesia de la Inmaculada Concepción acogió, el pasado sábado, el pregón religioso de las fiestas en honor a la Virgen del Mar y a San Nicolás de Tolentino. Al frente de este importante acto y visiblemente emocionada, María Trinidad Pérez, inspectora jefe de la Policía Local y pregonera de esta celebración.

«Tenemos que dar gracias porque, tras dos años sin poder celebrar como se merece nuestra fe por los Santos Patronos, podremos hacerlo prácticamente como antes», reconoció. Vinculada desde su infancia a los patronos, María Trinidad Pérez expresó con palabras la fe que despiertan en ella tanto la Virgen del Mar como San Nicolás de Tolentino y cómo han influido a lo largo de su vida. «Me casé en la ermita porque quería hacerlo delante de la imagen de Nuestra Virgen del Mar y la tuve muy presente hace cuatro años cuando, un sábado, recibí el mayor regalo que pueda tener . Un sábado, que es el día dedicado a la Virgen, a las 12 de la mañana. Pudiera ser casualidad, pero la verdad es que yo creo poco en las casualidades, más bien en las causalidades. También 'casualidades' -entre comillas- de la vida: este 8 de septiembre hará 25 años que por primera vez vestí este uniforme de gala. Ese día para mí era una novedad , pero ya es parte de la mitad de mi vida», trasladó a los presentes. Entre los asistentes, el alcalde de Adra, Manuel Cortés, y la delegada en funciones de Desarrollo Sostenible, Raquel Espín.

La inspectora jefe dedicó unas palabras al «drama de la pandemia sanitaria» y a lo que significó en nuestras vidas: «Todos somos vulnerables». «Han sido dos años sin poder ver a nuestros patronos por nuestras calles, (...) pero sí estaban en la calle en cierto modo. Creo que han sido vistos en los comportamientos de muchas personas, en la solidaridad de un pueblo, en la ayuda mutua y en la fe que es donde los cristianos nos damos a conocer y de eso -aunque se puede mejorar siempre-, ha habido mucho en nuestro pueblo durante este tiempo», afirmó.

Tras la lectura del pregón, la Hermandad de la Virgen del Mar y San Nicolás de Tolentino procedió a la imposición de medallas a los nuevos hermanos. El miércoles tendrá lugar la ofrenda floral a la patrona -se ruega que se entreguen nardos- y el jueves se celebrará el día grande de la también Alcaldesa Perpetua de la ciudad con una misa en su honor y una procesión, a partir de las seis de la tarde.