Borrar
El hermano mayor en funciones, Antonio Ginés, entrega un pergamino hecho a mano al pregonero. R. I.
«Las fiestas de San Marcos de Adra son únicas, son nuestras»

«Las fiestas de San Marcos de Adra son únicas, son nuestras»

Antonio Fernández pronuncia el pregón de las fiestas, que celebran hoy su día grande con la procesión de la imagen

María Torres

Adra

Miércoles, 24 de abril 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Antonio Fernández ha inaugurado oficialmente las fiestas de San Marcos de Adra. Ilusionado y con el corazón en la mano, tomó la palabra en la tarde del martes para pronunciar el pregón de estas fiestas centenarias declaradas de Interés Turístico Andaluz. «Las celebraciones de San Marcos de Adra son únicas, son nuestras, y hay que ser de Adra para entenderlas en toda su grandeza», dijo.

El pregonero echó la vista atrás para recordar las vivencias ligadas al patrón de los agricultores que recuerda desde niño. «La veneración centenaria a San Marcos la vivimos desde pequeños y no se puede imaginar un mes de abril en Adra sin San Marcos, sin su procesión y sin la estación», afirmó sin miedo a equivocarse. San Marcos, tal y como expuso, está íntimamente ligado a los agricultores y a la agricultura, motor económico de la localidad. Antonio Fernández regresó a su niñez para evocar las cabezas de cartón de caballo que elaboraban en la escuela. Se ayudaban de una cañavera, cintas de colores y rosquillas y les servían para hacer carreras. También rememoró con especial emoción los días de San Marcos rodeado de su familia y otros detalles de la fiesta como el «cambio de vestuario». «Lloviera, granizara o hiciera calor había que estrenar la ropa de primavera o verano», señaló.

De la misa en honor a la venerada imagen y su posterior desfile en procesión, el pregonero rememora la ingente cantidad de animales que acompañaban a San Marcos en su día grande: «Milagro del santo era la rapidez con que transcurría y, dado el número de animales que participaba, que no ocurriera una desgracia». Antiguamente, la calle se llenaba de borregos y se organizaban hasta desfiles de burros y mulos, imprescindibles entonces en las labores agrícolas.

Por otra parte, Fernández Piqueras puso de relieve el importante papel desarrollado por la Hermandad de San Marcos a lo largo de varias décadas para mantener viva la tradición. Entre otros logros, a su juicio, ha conseguido que los abderitanos se queden en Adra a celebrar San Marcos y descarten «la costumbre de aprovechar el día para viajar a otros sitios».

Desde la Hermandad de San Marcos, se hace un llamamiento a seguir colaborando en hermandad: «Nadie es imprescindible, pero todos somos necesarios, desde el más antiguo al más moderno. Todos juntos, en hermandad, debemos y tenemos la obligación de transmitir a las generaciones futuras nuestro sentimiento sanmarquero, pues es algo que nace desde el corazón para, así, lograr que nuestras fiestas sigan siendo lo que son: únicas, irrepetibles, abiertas, alegres, donde el abrazo y la sonrisa son el santo y seña de nuestra hermandad, donde todos somos bien recibidos y acogidos».

Además, se anima a los abderitanos a «vivir y a sentir» las fiestas de San Marcos: «Debemos hacerlo como algo nuestro, como algo que nos hace acercarnos a los demás como algo que se contagia, sin que sepamos a ciencia cierta por qué ocurre y que después seamos capaces de seguir en esa línea a lo largo del resto del año». «Que este año de nuevo pongamos la mirada y aprendamos del testimonio de santidad de San Marcos, que nos invita a abrir el corazón a Jesucristo, el Señor, y el Evangelio para que caminemos cogidos de su mano», añade en esta línea el párroco, José María Sánchez.

Nuevo estandarte

Aunque la programación se extiende hasta el 3 de mayo, el día grande de San Marcos se celebra hoy con la procesión de la venerada imagen por las calles del casco antiguo y posterior romería. Este 25 de abril, como novedad, la Hermandad de San Marcos estrena estandarte. Bordado por las Esclavas del Santísimo Sacramento de Almería, incluye un óleo sobre lienzo, obra de Jesús Latorre, restaurador que ha devuelto su esplendor a la antigua imagen de San Marcos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios