Imgen del Puerto de Adra. / M. TORRES

La flota de Adra permanece amarrada y la lonja, sin actividad

Las protestas por el precio del combustible en el sector obligan a las pescaderías a cerrar sus puertas por falta de pescado fresco

M.T./A.A./E.P. ADRA

La flota abderitana permanece amarrada y la lonja, sin actividad. Armadores y marineros apoyan, así, las quejas del sector en su conjunto a la espera de la reunión de mañana con el Gobierno de España. El encarecimiento del precio del combustible asfixia a una actividad que se torna «insostenible», según la Organización de Productores Pesaqueros de Adra, y salpica también a las pescaderías. La mayoría ha cerrado sus puertas temporalmente por la falta de pescado fresco.

En la línea de las acciones adoptadas en países vecinos como Italia, Francia, Portugal o Francia, el sector reclama una subvención directa a los combustibles. «Para esto no necesita ninguna autorización de Bruselas, sino que lo puede hacer cada uno de los estados», incidió al respecto de esta medida José María Gallart, presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape) y vicepresidente segundo de la Confederación Española de Pesca (Cepesca).

Por su parte, la presidenta de la Asociación Andaluza de Mujeres del Sector Pesquero (Andmupes), María de los Ángeles Cayuela, estableció dicha ayuda en 35 céntimos por litro de combustible, en aras de garantizar «un precio estable».

Además, según explicó Gallart, se pedirá que se aplique el reglamento Minini que prevé ayudas a empresas de hasta 30.000 euros, la exoneración de las cuotas de la Seguridad Social o la puesta en marcha de una línea de préstamos ICO sin tipo de interés.

Por otra parte, las organizaciones que representan a los profesionales del sector pesquero solicitarán un plan de subvenciones por la paralización temporal por la crisis del combustible, y «abrir la ventana» para solicitar ayudas a la extinción de la actividad que, ante la situación «insostenible», podría suponer una salida «para algunos armadores», en palabras del máximo representante en Andalucía.

«Nosotros, por nuestra forma de comercializar, no podemos repercutir la subida del precio del combustible en el precio del pescado y eso está haciendo que no sea rentable salir a faenar», afirmó.

Temas

Adra