El hotel, la gran asignatura pendiente de Adra

Imagen actual de la fachada del hotel Mirador de Adra, cerrado desde hace seis años. /M. Torres
Imagen actual de la fachada del hotel Mirador de Adra, cerrado desde hace seis años. / M. Torres

Los candidatos exponen sus propuestas ante la ausencia de plazas hoteleras en un municipio con sobrado potencial turístico

MARÍA TORRES ADRA

Sobrevive al paso del tiempo cerrado a cal y canto, con puertas y ventanas tapiadas, abandonado a su suerte y semirruinoso. Estandarte en su día del despegue turístico de Adra, cerró sus puertas hace más de seis años y es el único hotel de la antigua Abdera. Ante la desolación de vecinos y visitantes, hoy sirve de cobijo entre quienes buscan un techo para resguardarse. La reapertura de este inmueble de cuatro estrellas, ubicado en primera línea de playa, es la gran asignatura pendiente de un municipio que presume de 13 kilómetros de costa, historia milenaria y gastronomía envidiable, pero que carece de plazas hoteleras.

El hotel Mirador de Adra es propiedad privada. Pertenece a Adra Costa Valma Inversiones S.L., una sociedad compuesta por más de un centenar de socios. El edificio, que originalmente contó con 180 habitaciones, está formado por 90 habitaciones de hotel y 42 apartamentos. Aún quedan 15 en venta. La parte hotelera convive con una comunidad de vecinos que en reiteradas ocasiones ha denunciado robos y la presencia de ocupas en la parte desocupada. Para algunos, el abandono que padece el inmueble se traduce en un «foco de infección» y vandalismo. Ofrece, además, una imagen «pésima» de un sector, el turístico, que puede servir de complemento a la agricultura como fuente de riqueza.

Según ha podido conocer IDEAL, la venta de la sociedad ronda los 300.000 euros «negociables». A esta cantidad hay que sumar la deuda con el Sareb, Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria o 'banco malo', valorada en cerca de cuatro millones de euros, así como otras deudas que aún se mantienen con proveedores. En los últimos cuatro años, el Consistorio ha centrado sus esfuerzos en motivar la venta forzosa del inmueble y, de forma paralela, ha reducido a un 5 por ciento el Impuesto de Bienes Inmuebles a posibles inversores turísticos que decidan apostar por la reapertura del hotel o por cualquier otro servicio de hospedaje.

Futuro incierto

El futuro del hotel es incierto. A su particular situación económica, se añade el coste de la rehabilitación del inmueble y su 'cuestionada' rentabilidad a largo plazo. El candidato a la alcaldía por el PP y alcalde de Adra, Manuel Cortés, reconoce la complejidad del hotel, pero se muestra optimista. Los populares insisten en que se trata de una propiedad privada. No obstante, recuerdan que es un inmueble «atractivo», que se ha atendido a «inversores potentes» interesados y que se les han dado facilidades para instalarse. Subrayan que el expediente para la venta forzosa sigue «en tramitación» y confían en su reapertura.

La candidata a la alcaldía por el PSOE, Teresa Piqueras, coincide en apuntar que el asunto es complejo, principalmente porque la sociedad está compuesta por «muchos socios» y por la deuda que arrastra. Piqueras aboga por «negociar» la venta de la propiedad para que pueda ser adquirida por un inversor o por el propio Ayuntamiento y la reducción de la deuda con el Sareb.

Por su parte, desde Cs se sugiere también negociar. «La deuda acumulada de la propiedad es mayor que el valor o la tasación del inmueble lo que dificulta el asunto», ha destacado Pedro Peña, candidato por la formación naranja. A su juicio, hay que propiciar una «quita importante» por parte del Sareb y del resto de proveedores, incluido el Ayuntamiento. Para Peña, la transformación de la mitad del hotel en apartamentos fue un «error» que hoy merma la viabilidad del proyecto.

En esta misma línea se ha manifestado Rosa Rolán, candidata de IU: «Hay que sentarse a negociar con inversores, apostando fuerte por lograr un acuerdo. Pensamos que el hotel tiene posibilidades aún para la negociación, hay que buscarla». Por último, para Plataforma por Adra «el hotel está en manos del Sareb» y propone ofrecer patrimonio municipal para uso hotelero. Para Vox, la reapertura del hotel Mirador debe ser prioritario o, en su lugar, dar facilidades para abrir otros alojamientos.