Matilde Gómez, miembro de la junta directiva de la Asociación de Comerciantes, Empresarios y CCA de Adra. / m. t.

«Soy incapaz de comprar online, no me conformo con una foto»

Matilde Gómez, de la Asociación de Comerciantes, Empresarios y Centro Comercial Abierto de Adra, anima a los abderitano a visitar la Feria Outlet, que empieza hoy y se prolonga hasta el sábado en el Centro Cultural

MARÍA TORRES ADRA

El comercio de Adra vuelve a salir a la calle. Después de un año especialmente difícil para el sector, la Asociación de Comerciantes, Empresarios y Centro Comercial Abierto de Adra mira al frente «con ilusión» para intentar olvidar una crisis que ha dejado a muchos compañeros en el camino. En la víspera de la Navidad, el colectivo celebra su Feria Outlet con productos de calidad a precios «de escándalo». Abre sus puertas hoy y se prolongará hasta el sábado.

–¿Qué puede encontrar el visitante que acuda al Centro Cultural de Adra para conocer la Feria Outlet?

–Oportunidades. Hay una amplia gama de productos: moda, complementos, joyería, hogar, etcétera. Encontrará calidad, variedad y buenos precios.

–¿Qué aporta al pequeño comercio iniciativas de este tipo?

–Para los comercios es una forma de poner a la venta nuestro estocaje, que siempre hay por muy bien que vaya un negocio, y una forma de recuperar la inversión que se ha quedado en la trastienda.

–Es la primera actividad que organiza la Asociación de Comerciantes, Empresarios y Centro Comercial Abierto de Adra desde el inicio de la pandemia, ¿qué medidas aplicarán para evitar contagios?

–En esta edición, disponemos de espacios más amplios y de gel hidroalcohólico en la entrada y en cada uno de los expositores. Además, hemos ampliado el horario de la feria para evitar aglomeraciones y que los visitantes lleguen de forma escalonada.

–¿Qué indica la radiografía actual del comercio abderitano?

–Que tenemos una salud un poco débil después de uno año muy malo, con negocios cerrados a cal y canto y la cancelación de eventos. Esto lo llevamos en la mochila, pero hay que seguir adelante con ilusión. Ya de nada sirve cuestionar determinadas medidas, pero considero que hemos estado cerrados de una forma no entendible, que nunca se nos debió catalogar entre esenciales y no esenciales y que hemos tenido que hacer frente a una situación bastante difícil.

–¿Puede el comercio tradicional competir frente a las grandes superficies o la venta online?

–No. Nuestro volumen de venta y de expedición de paquetería no se puede comparar con una gran cadena. A mayor volumen, menor es el coste. Por otro lado, aunque se nos exige ponernos al día en la digitalización, tampoco podemos costear el 'compro y devuelvo' que se ha instalado en la venta online. Yo soy incapaz de comprar por Intenet. Necesito tocar, ver y no me conformo con una fotografía.

¿Qué hace grande al pequeño comercio?

–Nos distinguimos por ofrecer un trato personalizado y cercano, por la forma de mimar y ordenar nuestras prendas y por la calidad de nuestros productos. Enseñamos, explicamos, contestamos, atendemos. No hay comparación.

–Usted lleva más de 20 años al frente de un negocio de moda infantil. Desde su punto de vista, ¿qué necesita el comerciante que levanta la persiana de su negocio cada día para mantenerse en el tiempo?

–La ilusión es lo principal, pero también necesitamos una población que nos valore.

–¿Cómo es el comercio de Adra?

–Es un comercio con solera y tradición. Algunos negocios han pasado de padres a hijos y otros son más recientes en el tiempo. En cualquier caso, Adra se puede sentir orgullosa de su tejido comercial. En otras localidades cercanas apenas quedan comercios tradicionales. Por el contrario, aquí tenemos de todo al alcance de la mano, no hay que coger coche para nada y viene gente de fuera a comprar a nuestros negocios. Por algo será.

–¿Por qué es tan importante para un municipio como Adra que las compras se queden aquí?

–A todos nos interesa que el comercio de Adra esté vivo. El comercio atrae gente. Imagina lo triste que sería pasear por calles sin comercio, con persianas bajadas. Seríamos una ciudad dormitorio. Los comerciantes damos vida, apostamos fuerte por esta localidad de 25.000 habitantes y no tiramos la toalla.

–¿Cómo se presenta la Navidad? ¿Hay buenas sensaciones en general?

–No vemos muy clara la Navidad aún, pero considero que la gente tiene ganas de Navidad y esto particularmente me motiva. Por muy negro que nos lo pinten en las noticias, los ciudadanos venimos de un año muy malo y, aunque con cuidado, hay una necesidad real de reunirse. Este es nuestro motor para hacer una campaña de Navidad como siempre, con sorteos y otras sorpresas. En la directiva de la asociación estamos ultimando la programación.

–¿Un último mensaje para intentar 'influir' de alguna manera en la decisión de compra de los abderitanos ?

–Yo les pediría que se queden en su pueblo para hacer sus compras. Si se beneficia tu pueblo, te beneficias tú también. Si nos importa Adra, nos quedamos en Adra. Si queremos vivir en un pueblo que crece y que nos aporta alegría, quedémonos en Adra.