Juan Mena se reencuentra con sus paisanos en la Feria de Adra

Juan Mena se reencuentra con sus paisanos en la Feria de Adra

El finalista de La Voz Senior, afincado en Barcelona, regresa a su Adra natal para protagonizar el pregón de las fiestas

MARÍA TORRESADRA

El destino ha querido que Juan Mena, finalista del programa de televisión La Voz Senior, se reencuentre con su Adra natal con las emociones a flor de piel. El músico, afincado en Barcelona, fue el encargado de pronunciar ayer el tradicional pregón de feria.

La ciudad milenaria, donde vivió hasta rozar la mayoría de edad, le brindó un reconocimiento «que ni tan siquiera soñé». La ayer fue una noche inolvidable para el artista: «Creedme si os digo que, cuando me sentaba delante de la tele a ver mis intervenciones en La Voz Sénior, me sentía acompañado por todos vosotros. «¡Ojalá mis paisanos estén viendo esto!», pensaba. Y lo vieron. Miles de abderitanos fueron testigos de su triunfo en televisión, de su talento musical y de su carisma.

Durante su pregón, Juan Mena también recordó su paso por Almería, Madrid o Ibiza, donde conoció a la madre de sus dos hijas. «En Barcelona me forjé como profesional capitaneando mis propias orquestas y acompañando a grandes figuras como Moncho, que me contagió el amor al bolero que tantas satisfacciones me ha dado en los últimos tiempos», reconoció. Emocionado, rompió una lanza a favor de la tierra que lo ha reconocido como músico. «En Cataluña, a los andaluces se nos quiere mucho (...). Yo mismo lo he comprobado en mi vida profesional, cuando he interpretado con orgullo el Canto a Adra, un himno que para mí no es sólo el homenaje a este pueblo sino también a mis orígenes y un recuerdo emocionado a los míos», dijo.

Su intervención desde la Casa Consistorial terminó a ritmo de saxo, su inseparable «compañero de fatigas», para dedicar a sus paisanos la canción que tantas veces tocó en la banda municipal cuando apenas era un crío y que lleva por nombre Noches de Adra. El pregonero de estas fiestas, cuya firma ya forma parte del libro de honor del Ayuntamiento de Adra, dejó paso al tradicional desfile de carrozas, gigantes y cabezudos, un espectáculo que contó también con la presencia de casi un centenar de caballos.

La Feria de Adra, que se celebra cada mes de septiembre en honor a los patronos de la localidad, continúa hasta el martes.