La asamblea general de Asaja-Almería en Adra reivindica un verdadero plan para sacar al sector de la crisis

La asamblea general de Asaja-Almería en Adra reivindica un verdadero plan para sacar al sector de la crisis
  • Este sábado día 24 de septiembre la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores, ASAJA-Almería celebró su Asamblea General Ordinaria en el municipio de Adra. Allí como viene siendo habitual se analizaron las actividades realizadas por la organización el año pasado y se aprobaron la liquidación de cuentas y presupuesto de la organización.

Francisco Vargas, presidente provincial de ASAJA-Almería fue el encargado junto a la alcaldesa de Adra y parlamentaria andaluza, Mª Carmen Crespo, de clausurar el acto y dirigir algunas palabras a los asociados presentes. El presidente de ASAJA, reclamó la recuperación del Ministerio de Agricultura, "esa debe ser la primera labor del próximo Gobierno: restablecer el Ministerio de Agricultura y Pesca, pues no se entiende que siendo España la tercera potencia agraria de la UE en producción y facturación, no tengamos un Ministerio propio, que represente los intereses de los agricultores y ganaderos de Almería, Andalucía y España y que nos defienda convenientemente en Europa".

También hubo lugar para las críticas hacia quienes difunden la imagen de que los agricultores "sólo queremos sacas de dinero de las Administraciones, una imagen falsa y que está muy alejada de la realidad del campo. Los agricultores queremos una legislación en materia agrícola sin trabas, un verdadero plan de desarrollo rural donde se potencie la figura del agricultor en el medio rural, donde de verdad se ayude a la modernización de la agricultura, se promueva el relevo generacional, y se tenga en cuenta la necesidad de contribuir a la mejora de la renta individual y colectiva del sector".

De este modo, la organización no quiso dejar de pasar la oportunidad de insistir en aquellos temas en los que se ha venido reivindicando los últimos años, entre otros la creación de una Ley de Márgenes Comerciales, la reforma de la PAC y los Acuerdos comerciales con Países Terceros. Sobre la primera cuestión, Vargas apuntó que "necesitamos medidas nacionales para socorrer al sector, no podemos seguir esperando a que Europa diseñe el futuro de nuestra agricultura, nuestro futuro. Francia ya se ha puesto manos a la obra y ha protegido a sus agricultores, el eslabón más débil de la cadena alimentaria creando una Ley que se activa cuando los precios caen por debajo de los costes de producción. Todos sabemos que la rentabilidad depende de la diferencia entre nuestros ingresos y costes y para conseguirla debemos luchar por unos precios justos con el apoyo y el compromiso del Gobierno nacional y autonómico." Como desgraciada protagonista de la anterior campaña, la crisis de la E.Coli estuvo presente en las palabras de Francisco Vargas, para recordar que desde "ASAJA siempre hemos sostenido que no se puede gestionar bien una crisis alimentaria con los actuales mecanismos de la UE, ya que no se pueden tomar medidas para gestionar una crisis con menos del 50% de los agricultores de la provincia y menos del 70% de agricultores españoles, ya que las medidas de gestión de crisis actualmente sólo pueden hacerlas los agricultores que están integrados dentro de una OP. Para evitar esta situación nuestro Gobierno debería proponer flexibilizar los requisitos para pertenecer o crear una Organización de Productores".

"En los últimos meses se ha agudizado el debate sobre la reforma de la PAC, ocupando en gran parte la labor de Organizaciones Agrarias, Consejerías y Ministerio del ramo, y sin embargo, echamos de menos una postura común española, y hemos ofrecido propuestas que unen las sensibilidades de todos los agricultores y ganaderos. En cambio, la falta de respuesta política hace que nos encontremos con los deberes sin hacer". "No quiero dejar la oportunidad de recordar que ASAJA se opone a cualquier concesión a Terceros Países que no vaya acompañada de un estudio de impacto previo sobre la agricultura de frutas y hortalizas de nuestra tierra. No nos oponemos al desarrollo de estos países, como es el caso de Marruecos, nos oponemos a que se utilicen mentiras como excusa para justificar lo injustificable y competir con nosotros, y que además, se haga a costa de los agricultores almerienses ya que también pagamos a través de los llamados fondos de cooperación."

Al mismo acto de clausura asistieron diferentes autoridades, encabezada por la alcaldesa de la localidad y también parlamentaria andaluza Mª Carmen Crespo, que estuvo acompañada del teniente alcalde, Enrique Hernando, el concejal de Agricultura Francisco López. También acudieron en representación del Ayuntamiento de El Ejido, el primer teniente alcalde Ángel Escobar y Manuel Gómez, concejal de Agricultura y en representación del Ayuntamiento de Roquetas de mar acudió Nicolás Manzano, concejal de Agricultura. Carmen Crespo, dio el punto y final a la clausura de la Asamblea, apelando a la importancia de la agricultura para el municipio de Adra, ya que es uno de los sectores económicos tradicionales que siguen manteniendo un importante tejido empresarial y social. "La agricultura es básica para nuestra provincia, a pesar de los difíciles momentos por los que estamos atravesando y atacarla a ella es hacerlo a nuestros cimientos". Además, la parlamentaria andaluza no perdió la ocasión de recordar que son muchos los asuntos pendientes que existen con el campo almeriense, y en particular quiso hacer alusión a la necesidad de que nuestros Gobiernos defiendan al sector ante los continuos ataques que padece desde el exterior, ya no sólo con la crisis provocada desde Hamburgo, lamentando además "la ausencia de acciones jurídicas contra quienes nos acusaron con el dedo", sino la indefensión en la que se ha visto el sector en otras ocasiones cuando surgen informaciones negativas con la única pretensión de dañar la imagen del sector, como ha ocurrido con el polémico reportaje del periódico inglés "The Guardian". Y es que tal y como afirmó Crespo "es mucho lo que nos jugamos en Europa" y por eso tenemos que tener presente que las ayudas de la Política Agraria Común no se pierdan y porque nuestras frutas y hortalizas dejen de ser la mejor moneda de cambio en las negociaciones con Países Terceros.