Aves de paso en las Albuferas de Adra

Aves de paso en las Albuferas de Adra
  • El humedal costero de las Albuferas de Adra es una Reserva Natural de unas 131 hectáreas formada por dos lagunas que fue declarada hace unos diez años como Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA), ya que en ella se encuentra una importante diversidad tanto de especies autóctonas como migratorias.

Por ello fue el lugar elegido el pasado jueves para celebrar el Día Mundial de las aves, un evento organizado conjuntamente por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Adra y se contó con el trabajo de dos técnicos de Medio Ambiente del Ayuntamiento, dos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y tres monitores voluntarios, que mostraron las grandezas de las albuferas a medio centenar de alumnos del IES Abdera.

 

Los jóvenes, acompañados además de sus profesores por el alcalde abderitano, Enrique Hernando y el edil de Medio Ambiente, César Arróniz, participaron en varias actividades, según ha explicado Mariano Paracuellos, del Equipo de Emergencias, Control Epidemiológico y Seguimiento de la Fauna Silvestre de Andalucía: «observación de nueve especies de aves acuáticas desde un observatorio; captura y anillamiento 42 ejemplares de siete especies de aves de vegetación palustre en la Estación de Anillamiento y observación y escucha de aves de vegetación palustre mediante un recorrido por El Monte. En total se detectaron 19 especies».

La jornada didáctica tuvo una duración de cinco horas y los jóvenes estudiantes pudieron identificar 30 especies de aves diferentes, como zampullin común, somormujo lavanco, garcilla bueyera, garza real, porrón europeo, malvasía cabeciblanca, aguilucho lagunero occidental, avión zapador, ruiseñor pechiazul. «Algunas son aves típicas de las albuferas, como el carricero común, y otras como la curruca mosquitera sólo se presentan durante la época de paso migratorio, ya que cría en Europa central y del norte», explica Paracuellos a IDEAL.

Desde el ayuntamiento se ha destacado que se trata de la primera vez que un grupo de alumnos de bachiller de Ciencias realizan este 'Circuito de las aves' en las Albuferas, si bien antes sí que habían visitado otros puntos de la reserva natural, pero nunca un circuito tan completo. El alcalde de Adra, Enrique Hernando, cree que este tipo de actividades «son muy importantes para los escolares. En Adra tenemos un entorno y una reserva natural como son las Albuferas que deben conocer y que deben sentirlas como suyas, porque es el mayor valor medioambiental y natural que tenemos en nuestra ciudad. Los jóvenes de ahora tienen una conciencia muy alta de la protección del medio ambiente, la conservación de los espacios naturales y la protección de nuestro entorno y este tipo de actividades sirve para reforzar esa conciencia, con explicaciones didácticas y educativas. En definitiva, dar a conocer la importancia y enorme valor de este enclave natural, que contribuya a la sensibilización de su futura, pero delicada conservación».

Las Albuferas, además de contar con una variada población de aves residentes durante todo el año tienen una gran importancia en los ciclos migratorios y, dependiendo de la época, se pueden encontrar diversas especies que las utilizan como zona de descanso, reproducción y para alimentarse.

En este caso los estudiantes del ES Abdera han conocido las aves de esta zona, pero las Albuferas albergan muchos más secretos en su interior desde el punto de vista de la fauna y la flora. Muchos de ellos se pueden conocer a través de la exposición permanente que acoge el museo de ADra, 'La viva historia de las Albuferas', donde con paneles explicativos y artículos realizados con materiales que ofrece el paisaje se envuelve al visitante en la naturaleza.

Las peculiaridades ambientales de las Albuferas caracterizan la vida en ellas, ya que dos factores determinan el tipo y el funcionamiento del ecosistema: la disponibilidad de agua y las temperaturas. Se hallan en una de las zonas más secas de España, pero cuentan con agua salobre y permanente que surge del acuífero. Su situación es privilegiada desde el punto de vista de las temperaturas: la proximidad del mar con la abundancia de sol y la ausencia de frío y heladas hacen del lugar un paraíso para los seres vivos, tanto locales como invernales.

Las Albuferas son un verdaderos paraíso para la fauna, ya que en sus 50 hectáreas palustres conviven, se relacionan, alimentan, reposan o crían unas 150 especies de aves, 20 de mamíferos, 10 de reptiles, cuatro de anfibios y tres de peces. Todo un vergel de película, ya que incluso fueron escenario en 'Sol rojo' (1971), con Úrsula Andrews.