Paula Martínez: «La carrera científica no es sólo para hombres o gente muy lista»

Paula Martínez y Ana Mª Callejón, minutos antes de la ponencia, que tuvo lugar el martes en Adra./M. T.
Paula Martínez y Ana Mª Callejón, minutos antes de la ponencia, que tuvo lugar el martes en Adra. / M. T.

La doctora en Biología Molecular y miembro del Centro Nacional de Investigación Oncológica imparte una ponencia ante estudiantes de Adra

MARÍA TORRESAdra

No es fácil ser mujer y 'dejar huella' en el campo de la investigación. Con 25 años de trayectoria profesional, Paula Martínez ha logrado romper el techo de cristal en un sector aparentemente acotado al hombre. La onubense, que en la actualidad desarrolla su labor profesional en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ha visitado la antigua Abdera para impartir una charla a jóvenes estudiantes.

De la mano de la docente Ana María Callejón, con quien comparte el Premio Meridiana a la Igualdad que concede la Junta de Andalucía, la doctora en Biología Molecular rompió una lanza a favor de las mujeres que quieren hacer de la investigación su futuro. «Las mujeres deben perder el miedo a la carrera científica porque somos igual de listas que los hombres. Por desgracia, hay un pensamiento erróneo que aparta a las niñas de la carrera científica porque piensan que sólo es para hombres o para gente muy lista», lamentó durante su ponencia en Adra, un acto enmarcado en el ciclo de conferencias organizado por el instituto Abdera para poner en valor el papel de la mujer en distintos ámbitos profesionales.

Paula Martínez confiesa que «desde pequeñita» se sintió atraída por las plantas y los «bichitos». Dudó entre Medicina y Biología y finalmente se decantó por esta segunda disciplina académica. Hoy reconocer ser feliz «por hacer lo que me gusta en mi trabajo y por eso me pagan». «Me siento orgullosa del camino andado, desde mi tesis con los vinos de Jerez hasta mi paso por Estocolmo por la paciencia y el tiempo empleado. Orgullosa también de mi trabajo en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), orgullosa por todo, porque cualquier descubrimiento científico es para sentirse orgulloso: es un paso más a lo desconocido», apuntó a IDEAL con la modestia y la humildad que la caracterizan.

Ejemplo a seguir

La investigadora no considera que sea referente en su ámbito, tampoco que 'deje huella'. «Pero lo es, es una mujer excepcional que ha roto el techo de cristal y es ejemplo para que la adolescencia se mire en ella», aseguró Ana María Callejón. A su juicio, Paula es un «broche de oro excepcional» para representar la ciencia y la investigación en un ciclo de ponencias titulado Mujeres que Dejan Huella.

Gracias a esta iniciativa, a lo largo del año, han pasado por el instituto Abdera de Adra distintas mujeres que han destacado y destacan en su ámbito profesional. Algunas con nombres y apellidos como la política Virtudes Castro o Inmaculada Idáñez, presidenta de la Confederación de Asociaciones de Mujeres del Medio Rural CERES. Otras mujeres anónimas como las profesionales de Cruz Roja Almería que atienden la llegada de inmigrantes, agentes de la Guardia Civil, profesoras o integradoras sociales. «Los alumnos han recibido clases magistrales. Es otra manera de aprender y de enseñar», advirtió Callejón, satisfecha con el resultado.