Promar traslada su mensaje a los colegios de Adra para conseguir un mar limpio

Un grupo de 50 niños del CEIP Abdera realizó una limpieza en la playa de San Nicolás y analizó los residuos hallados, la mayoría envases y colillas

M. TORRES ADRA

No se cansan de insistir: urge lograr un «esfuerzo colectivo» para mantener a salvo nuestros mares. Es el mensaje que Promar, asociación para la defensa de la fauna marina, intenta trasladar la sociedad en cada una de sus iniciativas. Ayer, de la mano de sus voluntarios, un grupo de alumnos del colegio público Abdera de Adra limpió un tramo de la playa de San Nicolás para posteriormente analizar los residuos hallados, la mayoría colillas, envases y restos de utensilios de pesca.

Residuos «de origen urbano» que podrían evitarse, según lamentó Moisés Palmero, miembro de Promar y encargado de dirigir la actividad extraescolar. «A los niños se les explica cómo afectan estos residuos a los defines y a las tortugas principalmente y cómo podemos conseguir, entre todos, un mar limpio», informó a IDEAL. La intención de Promar no es sólo que el mensaje llegue a los pequeños sino también a sus hogares. «Nuestros niños tienen el mensaje más que aprendido y ha llegado el momento de apoyarlo con hechos, no sólo con palabras (...). Hay más sensibilidad medioambiental, pero nos falta determinación», matizó.

A la cita también acudieron los tutores del grupo escolar, el alcalde de Adra, Manuel Cortés, y el edil de Desarrollo Sostenible, Antonio Sánchez. El primer edil apuntó a la necesidad de conservar el planeta para futuras generaciones: «Cada gesto cuenta (...). Cuidar el medio ambiente es cosa de todos y para cuidar el planeta es vital mantener las playas libres de plásticos y otros residuos». En esa misma línea, el concejal del área reiteró la necesidad de ser «más ecológicos y sostenibles» haciendo uso de los contenedores que hay repartidos en el litoral abderitano.

La iniciativa de Promar coincide con su campaña Aunando Esfuerzos, Pesca y Conservación, un programa que combina charlas con el sector pesquero para conseguir el equilibrio en su interacción con el medio marino y también salidas al mar en la embarcación Blancazul, un aula flotante que surca el Mediterráneo para lograr un mar limpio.