Borrar
José Piqueras publica «la novela policíaca que siempre habría querido leer»

José Piqueras publica «la novela policíaca que siempre habría querido leer»

El autor abderitano lanza su tercera obra, 'Bajo la cascada gris', con la intención de rendir un «pequeño homenaje» al género que le apasiona desde niño y con una «clave» especial, Granada

R. I.

Adra

Lunes, 3 de junio 2024, 21:29

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

'Bajo la cascada gris' ya está en la calle. Es el título de la tercera novela del escritor abderitano José Antonio Piqueras. Un accidente de tráfico, el punto de partida. Han pasado cinco años desde que se publicase 'Terral', su primera obra, y tres desde 'Senderos tras la Niebla', con la que ganó el Premio BMB de novela negra. Enamorado del género policíaco, el autor compagina su trabajo en el sector de las telecomunicaciones con la literatura.

¿Cómo surge la idea de esta novela?

Desde que soy niño leo novela policíaca con asiduidad. Obviamente, soy lector de muchos otros géneros, pero me atrevería a decir que mis mejo- res tardes literarias las he pasado con investigadores como Montalbano, Wallander, Bevilacqua y Chamorro o Leo Caldas sin ir más lejos, pasando por supuesto por grandes clásicos como Hércules Poirot o Sherlock Holmes. Bajo la cascada gris surge de una premisa muy simple: escribir la novela policíaca que siempre habría querido leer. Probablemente me habré quedado a una distancia considerable del objetivo, pero considero que es mi pequeño homenaje a todo un género en su sentido más clásico.

Es cierto que usted, por lo general, en los pasajes más duros no se recrea en exceso y parece alejarse del morbo explícito o la violencia gratuita…

Así es. Considero que, en una novela, lo que debe primar sobre todo lo demás es la historia y la emoción que es capaz de generar. Si el lector se puede hacer una idea bastante aproximada de lo que ha sucedido en un párrafo, ¿por qué contarlo en tres recreándome en escenas macabras? Como lector, nunca me han atraído demasiado. Por eso tampoco las he potenciado como escritor. Obviamente, en este género, hay momentos en los que hay que narrar sucesos más o menos desagradables, pero creo que la imaginación de la persona que lee puede hacer ese trabajo mucho mejor e incluso meterse mucho más en la historia dándole sus propias pinceladas.

¿Cuánto hay de autobiográfico en esta novela?

La clave está en la conexión con Granada. Es una ciudad que marcó una época muy importante de mi vida, la universitaria. Al final, para mí es imposible no volver a ese momento de vida a través de los escenarios en los que transcurre la historia. En cuanto al resto, no puedo negar que en algunos personajes y escenas siempre hay un poco de mí: si tomas una de las taras del inspector Velázquez; esa otra de Rosa Pulido; aquella escena en particular en tal bar…y así vamos sumando, pues tenemos un porcentaje autobiográfico importante. Creo que, al final, es algo completamente inevitable.

Bajo la cascada gris es su tercera novela. La anterior, Senderos tras la niebla, fue una obra galardonada. ¿Cómo ve su propia evolución como escritor?

A mi modo de ver, es muy difícil desde dentro y en un periodo tan corto de tiempo hacer una autovaloración así. Me fio mucho más del criterio de los lectores. Sin embargo, cada una de mis novelas es diferente. El momento de la vida en el que estás mientras la escribes, para mí es fundamental. En cualquier caso, con mi primera novela, Terral, quise contar una historia relacionada con la situación actual de la juventud y los problemas a los que se enfrentan, la España vacía y una parte más o menos desconocida de la Guerra Civil, intentado dejar algunos mensajes bien claros por el camino. Aprendí muchísimo, al igual que cuando lancé posteriormente Senderos tras la niebla. Aunque aún corta, esa trayectoria y lo vivido con cada una de ellas me ha servido para crear 'Bajo la cascada gris'. Diría, sin lugar a duda, que es mi novela más metódica por cómo la he planteado y ejecutado de principio a fin.

Es difícil no identificarse en un momento u otro con el protagonista, el inspector Velázquez… Es innegable que se trata de un personaje altamente adictivo.

Julio Velázquez tal vez sea el exponente máximo de la idea de que el fin justifica los medios, lo que en un oficio como el suyo significa granjearse más de un problema. Su carácter está marcado por una infancia traumática y decidido a cambiar el mundo, o al menos, su pequeño mundo, saltándose para ello las reglas si es necesario. Se trata de un personaje lleno de aristas y enormemente complejo con el que he disfrutado muchísimo.

Por suerte para él, está bien acompañado.

Sí, tiene un gran equipo alrededor, pese al tormento que le produce la baja prolongada de su peculiar compañero, el veterano hispano-canadiense Jorge Morrison. El jovencísimo agente Ardana y en especial la subinspectora Rosa Pulido lo arropan en una historia que empieza de una forma, y cuya trama termina siendo otra, rozando de lleno en lo personal al protagonista y causándole muchos más problemas de los esperados.

Su forma de narrar es muy cinematográfica pero que sepamos usted no tiene relación alguna con el séptimo arte. ¿Es algo que busca adrede?

Me lo han comentado en varias ocasiones, aunque la verdad es que no soy especialmente cinéfilo. Más bien es algo que me sale de forma natural. Cuando tienes una historia en la cabeza y estás decidido a contarla, todo va surgiendo de manera muy orgánica. Puede que haya escrito tres novelas, pero he leído centenares de libros y, a fin de cuentas, eso es lo que verdaderamente marca mi estilo: cuando dejas en el imaginario del lector algunas escenas y situaciones, el resultado final suele ser mucho más potente.

Por último, ¿qué esperas como autor de esta novela?

Que la gente la disfrute. A fin de cuentas, de eso se trata. Ya sea en una tumbona de playa durante este verano, desde el sofá de casa, en una casita rural en la montaña… dónde sea. Pero que aquellas personas que se decidan a leerla le den una oportunidad a esta historia, porque 'Bajo la cascada gris' es una novela que empieza de una forma y termina de otra muy diferente: es una historia de historias con un final que, estoy seguro, no va a dejar indiferente a nadie.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios