Adra reduce el IBI a las casas vacías que se transforman en alojamiento turístico

La bonificación, vigente desde 2018, es del 95 por ciento y para optar a esta medida es necesario notificar el uso del inmueble ante la Junta

M.T. ADRA

Los propietarios de viviendas vacías que transformen sus inmuebles en alojamientos turísticos pueden optar a una bonificación del 95 por ciento en el Impuesto de Bienes Inmuebles. Desde el Ayuntamiento de Adra recuerdan una medida fiscal que está vigente desde finales del año 2018.

Para poder solicitarla, basta con formalizar el uso de la vivienda según el procedimiento establecido. «La solicitud y los trámites para convertir una vivienda en un alojamiento turístico han de realizarse en la Junta de Andalucía», según informan desde el consistorio abderitano. «Una vez la entidad autonómica otorga a la vivienda esa nueva denominación, el propietario deberá acudir al Ayuntamiento para solicitar y recibir la bonificación correspondiente del IBI», añaden las mismas fuentes.

Actualmente, el municipio cuenta más de una treintena de viviendas destinadas a uso turístico y viviendas turísticas de alojamiento rural, que suman capacidad para acoger a más de 200 visitantes, según consta en los registros oficiales. Suplen la falta de plazas hoteleras en el núcleo urbano.

Las viviendas con fines turísticos son aquellos inmuebles cuya ubicación está en suelo de uso residencial y se ofrecen como servicio de alojamiento con fines turísticos de forma habitual y mediante precio. Dichas viviendas son promocionadas o comercializadas a través de canales de oferta turística como agencias de viajes, empresas mediadoras u organizadoras de servicios turísticos y otros canales a través de los que se pueda gestionar la reserva del alojamiento, tal y como detallan desde el Ayuntamiento.

Por su lado, las viviendas turísticas de alojamiento rural son aquellas situadas en el medio rural en las que se presta el servicio de alojamiento, y que son ofertadas al público, para su utilización temporal u ocasional, con fines turísticos, una o más veces a lo largo del año.

En cualquier caso, la bonificación establecida es del 95 por ciento. Los propietarios de viviendas vacías que conviertan sus inmuebles en alojamiento turístico solo pagan el 5 por ciento del Impuesto de Bienes Inmuebles que les correspondería. La bonificación se mantiene vigente durante un periodo de 10 años. «El Ayuntamiento de Adra continúa trabajando para ofrecer a los turistas que llegan a la ciudad milenaria alternativas de alojamiento, al margen de los campings o los hostales instalados en la localidad», argumentan desde el equipo de gobierno que preside Manuel Cortés, alcalde de Adra.