Regente convierte en joyas las monedas fenicia y romana de la antigua Abdera

La joyería pone a la venta una colección en oro y plata inspirada en una de las fundaciones más antiguas de la Península Ibérica

M. TORRES ADRA

Primero fue Los Millares, después Villaricos y ahora pone la lupa en el Cerro de Montecristo, el yacimiento arqueológico que esconde el origen de una de las fundaciones más antiguas de la Península Ibérica. Grupo Regente ha convertido en joyas las monedas fenicia y romana que hicieron de la antigua Abdera una ciudad envidiada y codiciada por todas las civilizaciones.

La colección que pone a la venta Grupo Regente en sus joyerías rescata los tres símbolos más icónicos del pasado milenario de la actual Adra: el templo, los atunes y los delfines. Se trata de reproducciones exactas de la moneda fenicia de finales del siglo VIII, 'Abdera Fenicia', y romana, 'El Templo de Abdera', convertidas en joyas de plata y oro «con diferentes terminaciones y modelos». Piezas únicas basadas en el «rigor histórico y en la calidad de los materiales», según Juan Salvador López, gerente de la empresas. Fundado a principios del siglo pasado, Grupo Regente se afana en mantener en el tiempo un proyecto cultural concebido para poner en valor la riqueza arqueológica de la provincia.

La elección de la antigua Abdera, fundada a finales del siglo VIII a.C., no ha sido casual. Según argumentó Fernando López, especialista en yacimientos, la ciudad milenaria se consolidó como puerto importante en las épocas fenicia, púnica y romana y fue una de las fundaciones más importantes de la Península Ibérica. Desde Abdera se exportaba el plomo y la plata de las minas de la Sierra de Gádor y Sierra Morena. Era, además, un relevante núcleo agrícola y, sobre todo, pesquero. Abdera era conocida por sus factorías de salazones de atún y por la elaboración del famoso garum, una salsa de vísceras de pescado que se exportaban a todo el mundo.

Los símbolos

En la presentación de la colección, que tuvo lugar en el Museo de Adra, Fernando López subrayó que las monedas son un símbolo de reconocimiento social, político y económico de la ciudad. En la moneda fenicia de Abdera, se representa al Dios Melkart en una de sus caras y, en el reverso, y una imagen del atún y el delfín unidos. Por su parte, en la moneda 'El Templo de Abdera' -del siglo I d. C.-, se aprecia el Templo de Abdera, con cuatro columnas, dos de ellas sostenidas por atunes y la imagen del César Tiberio. «El templo, con los atunes como columnas, es un símbolo exclusivo de Adra-Abdera desde hace más de 2000 años y demuestra la importancia que esta ciudad y su puerto tuvieron desde la antigüedad», contextualizó el experto.

El alcalde de Adra, Manuel Cortés, y el presidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García, presidieron el acto de presentación de la colección de joyas inspiradas en Abdera. «Es un orgullo que una joyería del prestigio de Regente se haya interesado en la historia milenaria de nuestra ciudad para crear estas piezas únicas», reconoció el primero. «Proyectos como el de Grupo Regente permiten que Almería cruce las fronteras y que nuestro pasado pueda seguir creando futuro», apuntó el presidente.

Temas

Adra